spot_img
spot_img
sábado, 08 de mayo del 2021

Payaso mudo

Yo vení­a de Sonsonate, me bajé del autobús frente a la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe. Inmediatamente me acorde que una amiga me habí­a contado que tuvo que escalar el portón externo de esa iglesia, un dí­a de esa virgen, en que el lugar estaba muy alegre con las ventas de churros, tostadas, panes con gallina, etc. Los policí­as le dijeron que ya estaba cerrada la iglesia y que ellos no tení­an la llave del candado; mi amiga es una muchacha muy guapa,  ese dí­a lucí­a un pantalón blanco muy ajustado, de esos que se marcan hasta los lunares; cuando ella insistió que tení­a que hablar con la virgen y les preguntó a los señores agentes si no se opondrí­an a que ella trepara por el portón, posiblemente los policí­as pensaron en el bello espectáculo de esa muchacha escalando esa estructura metálica.

Ella subió tratando de mostrar decisión y firmeza, pero a la vez haciendo movimientos elegantes y delicados que causaron la satisfacción de los policí­as y otros transeúntes que caminaban por la acera; cuando llegó a la parte más alta, levantó su pierna sobre el portón elegantemente, pero con miedo que la tela del pantalón casi transparente se rasgara; cuando bajo el portón por el lado de adentro, ella sintió la satisfacción de una artista de cine muy famosa por estar finalizando el rodaje de una escena muy difí­cil, agradeció al público su comprensión y cariño con una bella sonrisa que hizo que sus labios carnosos fueran todaví­a más apetitosos.

Por supuesto que la iglesia estaba cerrada y entonces ella miró la imagen que se encuentra en el jardí­n, corrió hacia ella, se arrodilló elegantemente pensando en el público que se agolpaba al otro lado del portón observando atentamente ese acto de fe de esa bella muchacha, que posiblemente trabajaba en los EEUU y lo primero que hizo al bajar del avión habí­a sido venir a conversar con la virgencita. Se comenzó a escuchar como esa gente iniciaba un cantico de ave marí­a; ella le dijo en secreto a la virgen que la comprendiera, que tení­a que venir a hablar con ella ese dí­a, que perdonara porque se habí­a encontrado con unas amigas,  vení­a un poco ebria y con un vestuario poco apropiado.

El público observó como la bella muchacha agachó su cabeza y su bella cabellera cubrió su rostro, cada una de las personas imaginó la confesión y la solicitud que esa muchacha hací­a a la madre de Jesús.

Mi recuerdo terminó abruptamente cuando el bus de la ruta 44 se estacionó frente a mí­, me subí­ lentamente todaví­a pensando en la bella muchacha postrada humildemente ante esa mujer histórica que habí­a concebido a su hijo por obra y gracia del Espí­ritu Santo. Me senté y en ese momento la pierna de un payaso pasó sobre  el aparato de control del número de pasajeros, cuando finalmente superó el obstáculo me llamó la atención lo fino de su maquillaje y que el material de su vestuario mostraba que era un artista exitoso, era una señor como de cuarenta y cinco años, pero con unos movimientos de un cipote de catorce años. Lo primero que hizo el payaso fue pedirnos disculpas por su actuación, todo con gestos de sus manos y de su rostro muy expresivo. 

Yo dije para mis adentros, este es un payaso mudo o unos de esos artistas conocidos como Mimos; comenzó a sacar objetos de un gran bolso que llevaba colgando de su hombro mostrando su desagrado por no encontrar lo que posiblemente andaba buscando, lo primero que sacó fue un mango verde,  una ropa í­ntima de mujer, un zapato y muchos objetos más. Todos  disfrutábamos del espectáculo, se escuchaba la risa de dos o tres niños, hasta que al fin extrajo ceremoniosamente un osito de peluche que estrechó en su pecho. En mi caso me acordé de un osito de peluche que mi madre me hizo con las sobras de las telas que cortaba  y cosí­a en su oficio de costurera. En ese momento me di cuenta que ya habí­amos llegado a Metrocentro, el payaso mudo habí­a desaparecido y la gente habí­a comenzado a entrar al autobús.

Santiago Ruiz
Santiago Ruiz
Columnista Contrapunto

Últimas entradas