spot_img
spot_img
viernes, 22 de octubre del 2021

Papa recorta el sueldo a los cardenales para paliar la caída de ingresos por la pandemia

El Pontífice ha ordenado la rebaja del 10% de los salarios a los purpurados y un 8% a los jefes y secretarios de los dicasterios.

spot_img

Nadie se salva de la crisis económica que deja la pandemia. Ni siquiera la Santa Sede. El papa Francisco ha ordenado hoy recortar un 10% del sueldo de los cardenales y también la rebaja de los salarios de la mayoría de otros clérigos que trabajan en el Vaticano. Su objetivo es paliar la caída de ingresos derivada de la difícil situación económica que arrastra la Santa Sede desde hace años, agravada por la pandemia.

Según ha informado el Vaticano, el Papa ha emitido un decreto motu propio que introduce recortes proporcionales a partir del próximo 1 de abril. Con estas rebajas salariales el Pontífice busca garantizar los puestos de los miles de empleados que trabajan en la Santa Sede y la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, y no tener que despedir a nadie. La gran mayoría de los laicos no estarán afectados por estos recortes.

Los más castigados son los cardenales, que verán sus nóminas diezmadas en un 10%. Les siguen los jefes y secretarios de dicasterios (ministerios vaticanos), a quienes se les bajará un 8% del sueldo, mientras que para los eclesiásticos y religiosos el recorte será del 3%.

Las retribuciones de los cardenales que trabajan en el Vaticano y viven en este territorio o en Roma no son públicas, pero se cree que cobran entre 4.000 y 5.000 euros al mes, y muchos de ellos viven en grandes apartamentos a un precio inferior al del mercado. En cambio, la mayoría de sacerdotes y monjas que trabajan en los departamentos del Vaticano conviven en comunidades religiosas en Roma.

Además de la modificación de los salarios, el Pontífice ha suspendido hasta el 31 de marzo del 2023 los aumentos de sueldo por antigüedad excepto para los empleados laicos desde el primer al tercer nivel del escalafón. Es decir, los sueldos más bajos.

Francisco ha tomado esta decisión "a raíz de la emergencia sanitaria provocada por la propagación del Covid-19, que afectó negativamente a todas las fuentes de ingresos de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano". El cierre de los Museos Vaticanos y la Basílica de San Pedro a causa de las restricciones por la covid no han ayudado a las maltrechas cuentas del Vaticano. 

La Santa Sede ha aprobado recientemente un presupuesto para el 2021 que será el más restrictivo de su historia reciente y, a pesar de ello, habrá casi 50 millones de deuda. Por ello, el "ministro" de Finanzas del Vaticano, el español Juan Antonio Guerrero, ha implementado un plan de ajustes con una reducción de los gastos prevista del 8%, con la protección de los puestos de trabajo como principal prioridad.

spot_img

También te puede interesar

Agencias Internacionales
Agencias internacionales de prensa
spot_img

Últimas noticias