spot_img
spot_img
martes, 26 de octubre del 2021

Países latinoamericanos y el caribe piden asistencia técnica y financiera por crisis del COVID-19

Gobernantes de América Latina y el Caribe acordaron hoy buscar estrategias comunes para enfrentar las consecuencias de la pandemia de Covi-19 que amenaza con profundizar la pobreza y la desigualdad en la región

spot_img

Este miércoles se realizó una teleconferencia, promovida por el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, de la que participaron los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; de Colombia, Iván Duque; de Costa Rica, Carlos Alvarado; de Paraguay, Mario Abdo; de Perú, Martín Vizcarra; de República Dominicana, Danilo Medina; de Uruguay, Luis Lacalle Pou y de Barbados, Mía Mottley.

También asistieron la directora del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva; el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno; y el vicepresidente del Banco Mundial (BM) para América Latina y el Caribe, Carlos Felipe Jaramillo, Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) y Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana.

Desde Montevideo, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou,  expresó su temor de que, en el afán de protegerse y de proteger a los pueblos, "se profundice el proteccionismo, y ahí habrá que trabajar muy fuertemente entre los distintos bloques y regiones".

"Debemos buscar caminos para el comercio y que la gente pueda trasladarse por el mundo sin afectar al resto de las comunidades”, agregó el presidente uruguayo.

Esta es la declaración de los presidentes:

 América Latina y el Caribe se enfrentan a la peor recesión económica de las últimas décadas como consecuencia de la pandemia de la COVID-19. De acuerdo con las previsiones de los principales organismos internacionales, los países latinoamericanos y del Caribe sufrirán de manera especialmente aguda las consecuencias de esta crisis. Es previsible que sus efectos económicos y sociales sean profundos y provoquen un aumento considerable de las tasas de pobreza y desigualdad en toda la región. 

Frente a la gravedad de una situación tan excepcional como la actual, creemos necesario adoptar un enfoque innovador y ambicioso que permita mitigar el impacto de esta crisis y recuperar la senda de un crecimiento sostenible e inclusivo que promueva el progreso económico y social sin dejar a nadie atrás.

Por ello, nos hemos decidido a poner en marcha la iniciativa “Juntos por una respuesta para América Latina y el Caribe ante la COVID-19”, cuyo objetivo es impulsar un mayor apoyo financiero y técnico a los países de América Latina y el Caribe y ayudarles a dotarse de los recursos necesarios para afrontar con éxito el desafío de la COVID-19 y sus consecuencias sanitarias, sociales, económicas y financieras.

En este contexto, las Instituciones Financieras Internacionales (IFIs) han respondido de forma oportuna y decidida, aumentando los recursos destinados a la región, flexibilizando sus instrumentos, y agilizando los procesos de desembolsos, entre otros. Sin embargo, esta crisis sin precedentes exige una respuesta aún más contundente, coordinada y adaptada a las necesidades de los países.

Los abajo firmantes hacemos un llamamiento a las Instituciones Financieras Internacionales para que, en este momento histórico y en coordinación con el resto de actores económicos y sociales regionales e internacionales, consideren medidas adicionales de apoyo para ayudar a los países de América Latina y el Caribe, independientemente de su clasificación por nivel de renta y con especial énfasis en los más vulnerables, a superar con éxito esta crisis.

Entre las medidas adicionales a considerar, las Instituciones Financieras Internacionales podrían evaluar la articulación y ampliación de instrumentos de apoyo, tanto financieros como de asistencia técnica, en dos ámbitos de actuación: a nivel macroeconómico, a través de herramientas que permitan estabilizar los flujos de capital, garantizar la liquidez y aumentar el margen fiscal; y a nivel sectorial, mediante instrumentos que permitan reforzar los sistemas de salud y de protección social, con especial atención al empleo.

En el ámbito macroeconómico, proponemos evaluar una serie de acciones dirigidas a dotar a los países del margen necesario para implementar medidas urgentes de respuesta y políticas contra-cíclicas, salvaguardando siempre la sostenibilidad de la deuda:

Ampliar el margen fiscal mediante préstamos de largo plazo en condiciones adecuadas, garantías para relanzar la actividad económica y estudiar posibles reestructuraciones de pagos de deuda, caso por caso, a países altamente endeudados como consecuencia de la pandemia.

Garantizar la liquidez facilitando el acceso a líneas swap de divisas, emitiendo y reasignando derechos especiales de giro y proporcionando líneas de crédito de rápido acceso.

Extender garantías para apoyar la financiación mixta de inversiones sostenibles y crear mecanismos para estabilizar los flujos de capital.

En cuanto a los instrumentos que permitan reforzar los sistemas de salud y de protección social, proponemos:

Préstamos blandos, posibles donaciones bilaterales y reasignación de recursos previamente aprobados para reforzar urgentemente las capacidades presentes y futuras de los sistemas de salud nacionales.

Préstamos blandos, posibles donaciones bilaterales y reasignación de recursos previamente aprobados para financiar, entre otros: a) programas de reactivación productiva, incluida la mejora de la infraestructura fronteriza que fomente mayor integración regional; b) apoyo al empleo y fortalecimiento de los sistemas de protección social; y c) sostén a las micro, pequeñas y medianas empresas, con especial atención a aumentar su inserción internacional e integración en cadenas globales de valor.

Asistencia técnica para fortalecer los sistemas de protección social, reforzar la capacidad de gestión y aumentar la progresividad de los sistemas fiscales, de forma que las políticas sociales sean aún más efectivas y orientadas a los más vulnerables y se mejore la eficiencia y calidad del gasto público.

Las Instituciones Financieras Internacionales actuarán de acuerdo con sus respectivos mandatos y marcos jurídicos. Evaluarán las necesidades de capital requerido para proporcionar una respuesta adecuada y eficaz ante la crisis sanitaria y económica generada por la pandemia, preservando al tiempo su calidad crediticia.

Por nuestra parte, los países y organizaciones regionales firmantes reiteramos nuestro firme compromiso con el progreso social en América Latina y el Caribe, especialmente en momentos de dificultad como el actual. Reiteramos nuestra voluntad de poner todos los medios necesarios para combatir la pandemia, reforzar la atención a los más vulnerables, mejorar la cohesión y los sistemas de protección social, aumentar la progresividad de nuestros sistemas impositivos y combatir la informalidad laboral y la corrupción. Estamos convencidos de que sólo desde la solidaridad y la cooperación internacional podremos mitigar los efectos de la pandemia de la COVID-19 en nuestro tejido social y en nuestras economías.

Con la iniciativa “Juntos por una respuesta para América Latina y el Caribe ante la COVID-19” queremos contribuir a que los países latinoamericanos y del Caribe tengan a su disposición mayores recursos para responder al desafío socioeconómico que supone esta crisis y para que puedan sentar las bases de un crecimiento más equilibrado, sostenible e inclusivo en toda la región.

Foto: Cortesía

Link: Presidencia de Uruguay con fotos y video

https://www.presidencia.gub.uy/comunicacion/comunicacionnoticias/presidente-lacalle-pou-conferencia-de-jefes-de-estado-y-de-gobierno-covid

spot_img

También te puede interesar

Carlos Castillos
Corresponsal en Uruguay y Paraguay
spot_img

Últimas noticias