spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
lunes, 26 de julio del 2021

“˜No esclarecer muerte de Roque Dalton es como matarlo dos veces”™

Que el FMLN no se interese en esclarecer la muerte del poeta ayuda a reforzar el pensamiento de la derecha que también lo querí­a muerto

spot_img

El investigador y académico James Iffland expresa que como estudiosos de Roque Dalton, su muerte oscurece en gran medida los aportes literarios, polí­ticos e intelectuales.

“Estamos, entre comillas, con este misterio, ya que aún no se ha esclarecido las circunstancias de la muerte de Roque, esto permite que no se centre la atención en su vasta y valiosa producción literaria. Siempre se habla del gran misterio, de quién lo hizo, bueno más o menos se sabe quién, pero cuales fueron las circunstancias precisas, donde están los restos”, dijo Iffland.

De acuerdo con el investigador literario, al no esclarecerse los hechos, es como si los autores de su asesinato lo mataran dos veces, porque lo mataron fí­sicamente, pero al dejar las cosas así­, toda esta situación impide ver lo verdaderamente importante de la obra de Dalton.

VEA: Homenaje fotográfico

“Yo creo que dejar las cosas como ha estado durante tantos años, le da a la derecha de este paí­s un palo con el cual le pueden dar en la cabeza a los del “˜FMLN”™, es decir el “˜Frente”™, ¡ha!, lo mataron sus propios compañeros y uno de los responsables está en el gobierno. ¿Cómo es posible esto? Claro, la derecha querí­a matar a Roque Dalton, pero la derecha no lo mató, fueron sus llamados compañeros, la derecha está feliz con eso y utiliza toda esta situación oscura, como arma contra el Frente”, expresa Iffland, quien además es investigador del Departamento de Hispaní­stica de la Universidad de Boston.

Por su parte, la familia Dalton solicitará que se anule el juicio en el que se absolvió por prescripción del delito a Joaquí­n Villalobos, y al actual director de Protección Civil, Jorge Meléndez, señalados de asesinar al poeta.

Iffland considera que la familia Dalton tiene una herida abierta que nunca se va a cerrar hasta no saber dónde fue exactamente el asesinato del poeta y dónde están los restos, porque nadie cree la versión que circuló en 1992: “está en alguna parte, no donde dicen que lo dejaron”. Para el catedrático, serí­a importante que alguien asumiera la responsabilidad abiertamente y que pidiera disculpas, a la familia.

“Eso no va a resucitar al Roque, pero por lo menos serí­a posible cerrar esta herida, tal vez no totalmente, pero sí­ dejar a la familia sintiendo que ha habido algo de justicia”, concluyó Iffland.

__


spot_img

También te puede interesar

Isaías Marín
Licenciado en Letras Universidad de El Salvador. Temas de interés: crí­tica literaria, estudios de género, deportes y cine.
spot_img

Últimas noticias