spot_img
spot_img
domingo, 17 de octubre del 2021

Mujeres sin molde y sin aplausos

Las grandes industrias han estandarizado las formas del hacer. La aceptación y aprobación por parte de instituciones que definen qué es arte y cuáles sus géneros, motiva a artistas a continuar patrones y perfeccionarse desde allí­, en un molde, para desmenuzar esa obra, y encontrar la receta que les garantice la fama.

En cine, por ejemplo, pareciera que el espectador no da crédito positivo a un film sin FX, romance y final feliz o deje dudas sobre alguna trama, y donde no haya una mujer bella como objeto atractivo.

Pero existen instituciones que buscan reconocer el trabajo independiente. También son una élite, quizás más exclusiva, pero que no pretende el fervor popular, sino dar crédito al hacer sentido y al mensaje que del otro lado, no cabrí­a. Acá encontramos una cantidad de mujeres con magní­fico talento: la poética orientada a lo social.

Aristóteles describe el pensamiento poético como el que tiene fin en los sujetos y los objetos que ellos elaboren a perfección. Por otro lado, Osho hace una distinción sobre el arte subjetivo y objetivo, donde el primero serí­a aquel hecho por placer, sin importar un sentido o utilidad; el segundo, va orientado a la apropiación colectiva de un mensaje que edifique a la humanidad. Acá encontramos sin duda artistas de la academia, que conocen las formas del hacer, pero su necesidad por expresar, a través de la tejné una idea valiosa para la sociedad, hace de su poética, un tesoro.

Shirin Neshat

Mujer iraní­, y madre, ha dedicado su vida a la lucha feminista con el arte cinematográfico. Partió hacia E.E.U.U. a los 17 años para estudiar Artes, y en ese perí­odo, acontece una revolución en Irán ( 1979 ), donde se instaura una polí­tica rigurosa y estricta con las mujeres y su gente   Al volver, el irreconocible cambio de su tierra, motivó a la artista a crear obras de protesta por el sesgo a la libertad de las musulmanas, pero también rompiendo con el estereotipo mal construido en occidente sobre el Islam. Pues en esencia, ni la religión ni el Corán, propone abuso, agresión o coartación a la libertad de la mujer.

La obra de la artista está siempre llena de dualidad enfrentada. Para hacer su protesta, no se sitúa del lado mal orientado de occidente, que engendra odio, sino con base en un ideal conciliador.

En la instalación artí­stica, “Turbulent”, se hace referencia a la prohibición que tienen las mujeres para cantar.  Se presenta una proyección sobre dos paredes opuestas que dialogan, en blanco y negro. En una, un personaje masculino, representado por Shoja Azari (su pareja actual) está acompañado por música y espectadores hombres, vestidos de blanco y negro iguales a él y que dan la apariencia de darle apoyo a sus espaldas. Al terminar su canto se dirige a ellos para agradecer los aplausos. Regresa, como por deber, a su posición, para dar tiempo a quien no mira y no acompaña:  su encerrada y prohibida colega. En la otra pared, Sussan Deyhim, representa a una mujer que está de frente a las butacas, en un auditorio vací­o, sin música.  Solamente la cámara la busca para revelar su acto, sin más melodí­a que su virtuosa voz y la exagerada reverberación que supone dar el espacio vací­o reforzando la intención. El personaje masculino es un ente cómodo y pasivo ante el deseo de la mujer, a quien no dará crédito.

Su obra ha sido expuesta en museos y galerí­as de Nueva York,  Londres, Amsterdam, y más. Su largometraje Women Without Men fue galardonado por su Dirección en la Muestra Internacional de Cine de Venecia de 2009.

spot_img

Últimas entradas