spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
viernes, 23 de julio del 2021

Muerte por austeridad

La austeridad fiscal mata. Esta es la principal conclusión de una investigación de 10 años realizada por los profesores David Stuckler (economista, Universidad de Oxford)  y Sanjay Basu (epidemiólogo, Universidad de Stanford)  titulada  “¿Por qué la austeridad mata?. El costo humano de los recortes” (Editorial Taurus, 2013).

A partir de la utilización del método cientí­fico clí­nico y del  análisis estadí­stico de los resultados de la aplicación de polí­ticas de recortes en el gasto público  durante casi un siglo,   los profesores Stuckler y Basu concluyen que  sí­  las polí­ticas económicas de austeridad fiscal se consideran un medicamento,   éstas  tendrí­an  que haberse prohibido desde hace mucho tiempo, debido a la acumulación de masivas e irrefutables evidencias de sus mortí­feros efectos secundarios.

En todos los paí­ses analizados (Rusia, Grecia, España, Gran Bretaña, Portugal y otros)  siempre que los gobiernos aplicaron  medidas de austeridad ante una crisis,  sus efectos fueron  devastadores para la salud pública, causando decenas de miles de muertes y no ayudaron  en absoluto a la recuperación económica ni a la disminución de las brechas fiscales y/o los í­ndices de endeudamiento público… más bien la evidencia sugiere el efecto contrario.

Estos hallazgos  son consistentes con las conclusiones  del ensayo “El neoliberalismo: ¿un espejismo?” elaborado por Jonathan Ostry, Prakash Loungani y Davide Fircerio  (economistas del FMI)  que sostiene que algunas polí­ticas neoliberales, como la apertura comercial y la consolidación fiscal  (imposición de topes al déficit fiscal y al endeudamiento público) en lugar de promover el crecimiento,  han aumentado la desigualdad, a la vez que han puesto en peligro la expansión duradera de las economí­as.

En consecuencia, estos economistas recomiendan a quienes  toman decisiones de polí­tica pública,  “no dejarse llevar la fe sino por la evidencia de lo que ha funcionado”(Revista Finanzas y Desarrollo, FMI, junio 2016, página 41).

Pese a todo lo anterior, el FMI  y las élites económicas nativas continúan insistiendo en aplicar la receta de la austeridad fiscal para solucionar la crisis de las finanzas públicas de nuestro paí­s.  Incluso, FUSADES,  con todo el cinismo que caracteriza al más inmoral de los gansterismos económicos se atreve a sugerir  que el recorte en el gasto público en los próximos tres años deberí­a ser de $420 millones anuales, y no de $300 como lo recomienda el FMI, ya que existe “margen suficiente”  para disminuir salarios, gasto corriente y focalizar subsidios.

La  salud de una economí­a se mide a partir de la salud de sus miembros más necesitados de cuidados y de protección social: los niños y las niñas, las personas adultas mayores, las personas enfermas, las personas con discapacidad y las mujeres embarazadas. No se puede aprobar una polí­tica  de recortes de gastos y de contención  al endeudamiento público  que comprometa la salud y los cuidados a estas personas.  Quizá llegó el momento  de dejar de escuchar a los tanques de pensamiento económico y a los analistas de ocasión, y  de ceder la palabra  al Colegio Médico y a las escuelas de medicina de nuestras universidades.

spot_img

Últimas entradas