sábado, 14 de mayo del 2022
spot_img

Mi teoría sobre el negocio de las guerras

¡Sigue nuestras redes sociales!

La historia relata que las humillantes sanciones a las que fue sometida Alemania, tras su derrota fueron la causa del surgimiento de una Alemania dirigida por Adolfo Hitler quien pregona la superioridad aria iniciándose la segunda guerra mundial en 1939 concluyendo en 1945

spot_img

Por Ernesto Panamá

Las naciones en el planeta se han visto sometidas a conflictos militares desde que tenemos uso de memoria y su propósito ha sido satisfacer ambiciones de gobernantes, deseosos de aumentar las tierras bajo dominio y usufructuar la riqueza conquistada.

Esto condujo a la primera guerra mundial (1914 – 1918) que enfrentó a la Triple Alianza (Francia, Inglaterra y Rusia) en contra de los imperios Alemán y el Austro Húngaro. Los Estados Unidos interviene en 1917 como aliado de la Triple Alianza y la guerra finaliza el 11 del 11 de 1918, siendo derrotados los imperios alemán y Austrohúngaro.

La historia relata que las humillantes sanciones a las que fue sometida Alemania, tras su derrota fueron la causa del surgimiento de una Alemania dirigida por Adolfo Hitler quien pregona la superioridad aria iniciándose la segunda guerra mundial en 1939 concluyendo en 1945. Esta guerra contribuye al triunfo de la revolución rusa en octubre de 1917, dándose la primera revolución socialista representando a la clase obrera.

 Alejado territorialmente de la guerra EE. UU. decide participar en el conflicto en 1941.  El Eje (Japón, Alemania, Italia) resultan derrotados, los vencedores son el Reino Unido, Estados Unidos y aliados. La 2ª guerra mundial deja millones de muertos, produce una debacle económica, Europa esta destruida, pierde el 50% de su capacidad industrial, sus líneas férreas, carreteras y centros de comunicaciones. Lo mismo ocurre en Japón, la Unión Soviética y China.

Los Estados Unidos libre de la destrucción de la guerra, excepto por Hawái, surge como potencia económica. Su crecimiento del PIB  es del 10 % durante los años de la guerra. Desde 1945 se convierte en la fábrica del mundo, controla 2/3 de las reservas mundiales de oro y es el “acreedor” de todo el mundo incluida la Unión Soviética.

La generación de riqueza, poder y consolidación de sus sectores tecnológicos, industria del armamento, comercio y banca central lo convierten en la potencia económica mundial y la detonación de dos bombas atómicas en Japón los vuelve la 1ª potencia militar.

 Este escenario me lleva a considerar que un sistema de guerra debe establecerse.

La guerra resulta tan rentable que abandonar el negocio es imposible, los involucrados deciden asegurar su continuidad habiendo aprendido que estas deben darse fuera de su territorio, que deben incursionar en terreno político, pues formar parte del gobierno es importante para su financiamiento, aprobación de compra y venta de armas, declaraciones de guerra, etc.

Las guerras deben de dejar ser eventos esporádicos y que necesiten de la opinión pública para que el gobierno participe. El futuro de la industria bélica no puede depender de causas externas para ser rentable.

Los fabricantes de arma, la banca central acreedora de la deuda mundial, deciden que las guerras deben crearse, forzarse para la rentabilidad del negocio, sin importar la destrucción física o de vidas.

La maniobra antidemocrática y de lesa humanidad, la denuncia en 1961 el excomandante de las tropas aliadas en la 2ª guerra mundial el general y expresidente norteamericano, Dwight Eisenhower.

Francia abandona derrotada Indochina y la oscura y corrupta élite decide “liberar a Vietnam del avance comunista”, y de 1955 a 1975 su costo alcanza los $141.000.000.000 y John F. Kennedy es asesinado .

¿Quién se benefició de este gasto? La industria armamentística, la banca central y políticos asalariados.

¿Quién pagó la guerra? Los norteamericanos con alza de impuestos e inflación.

El negocio continuó hasta que la prensa local publica bombardeos de Napalm, de deforestación, guerra química, crímenes de guerra y la muerte de “decenas de miles de “norteamericanos”, entonces la opinión pública demanda el fin de la guerra.

Esta guerra deja lecciones: 1. La prensa debe controlarse 2. La participación de tropa norteamericana debe minimizarse.

Un nuevo sistema de guerra inicia con el derrocamiento del Sha de Irán y el establecimiento del primer gobierno islámico, dando paso a guerras de polarización religiosa. La polarización étnica se aplica en África y la política en América derrocando gobiernos militares “aliados” antes instaurados por la Casablanca.

En Oriente Medio, América, África y Asia los locales son soliviantados para matarse entre ellos, gobiernos y opositores son financiados para la compra de armas y, los gobiernos de países destruidos para la reconstrucción deben endeudarse. “El negocio es redondo”.

(*) Ernesto Panamá es Escritor

Comparte este contenido en:
Ernesto Panamá
Columnista de ContraPunto, Escritor salvadoreño; Máster en Edición, con 13 obras publicadas

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias