spot_img
spot_img
martes, 19 de octubre del 2021

México: disminuye esperanza de hallar sobrevivientes al terremoto

Con el paso de las horas se extingue la posibilidad de encontrar supervivientes bajo los escombros. Sin embargo, los grupos de rescate siguen en las labores de búsqueda

spot_img

Las lágrimas se desbordaron en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen y San José en la noche del jueves, mientras eran enterradas las cenizas de dos niños que murieron cuando un potente terremoto destruyó su escuela, a unas pocas cuadras de distancia.

Las ví­ctimas, Eduardo Dí­az, de 7 años, y Francisco Quintero, de 8, son dos de las 286 personas reportadas muertas por el sismo, el más mortal que sufre México en 32 años. En total, 17 de los fallecidos pertenecen a la congregación de Nuestra Señora del Carmen, una parroquia católica cercana al colegio Enrique Rébsamen.

Un total de 19 niños y seis adultos murieron en el devastado colegio, una de las tragedias más emblemáticas del sismo. Familiares y amigos se apoyaban unos a otros durante y después de la misa.

Asimismo, miles -sino millones- de mexicanos hallaron otra forma de combatir la pena: acudiendo en ayuda de extraños y ofreciéndoles su tiempo para colaborar en la recuperación tras el terremoto.

Los voluntarios llegaron a los más de 50 edificios destruidos en Ciudad de México, muchos de ellos llevando alimentos y agua y otros ofreciendo un par de manos y la voluntad de ayudar.

Las buenas acciones han ayudado a mejorar el ánimo de las familias de luto, según Genaro Chávez, el sacerdote de Nuestra Señora del Carmen.

"Primero, con su fe. Y segundo, con la gran solidaridad de la gente que les están apoyando. Todo el acopio de México está enfocándose en este lugar ahora", comentó Chávez en los escalones de su iglesia, que estaban llenos de botellas de agua y alimentos.

A unas pocas cuadras, en el colegio, cientos de rescatistas trabajaban contra el tiempo para intentar hallar sobrevivientes más de 48 horas después del sismo.

Muchos eran policí­as y personal militar, pero otros eran ciudadanos normales que llegaron con cascos. Las cadenas humanas sacaban escombros de los lugares en ruinas y equipos de hombres usaban pesadas vigas y láminas de acero para sostener las debilitadas estructuras.

Entre los voluntarios habí­a médicos y psicólogos, barrenderos y personas que llevaban emparedados. Un hombre regalaba chocolates a todo aquél con el que se cruzaba. Y todos expresaban un deseo de ayudar a México cuando más lo necesita.

En un puesto médico improvisado en una calle cerrada, médicos y fisioterapeutas atendí­an a los socorristas que resultaron heridos en sus labores, sanándoles y enviándoles de vuelta al trabajo.

El fisioterapeuta José Juan Galván aplicó tratamiento de ultrasonido en la espalda a un médico que se lesionó el dí­a anterior moviendo a un paciente. Junto a ellos, un doctor con una bata blanca vendaba la rodilla de un hombre con un casco.

"Estamos tratándolos para que vuelvan a acción", señaló Galván.

Las psicólogas Fabiola Jiménez y Paulina Bustos acudieron para ayudar a los padres, profesores y rescatistas afectados por traumas emocionales. Consolaron a tres padres que llegaron el jueves, uno de los cuales perdió a su hija y otro cuyo hijo fue rescatado.

Bustos dijo que es normal que los padres regresen al lugar, a la espera de hallar alguna pertenencia de sus hijos o recrear sus momentos finales antes de la tragedia.

"Están confundidos, están en shock, están de duelo", comentó Bustos. "Es parte del proceso".

Los barrenderos también regalaron su tiempo. Un grupo de seis estaba sentado en un bordillo comiendo emparedados y tomándose un respiro tras limpiar mucha basura.

"Hay mucha basura", comentó Ana Ramí­rez, quien dijo que su grupo convenció a su jefe para que les permitiera presentarse en los lugares de rescate en vez de acudir a su trabajo habitual. "México nos necesita aquí­", afirmó.

spot_img

También te puede interesar

Agencias Internacionales
Agencias internacionales de prensa
spot_img

Últimas noticias