spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
viernes, 23 de julio del 2021

Los opositores a la reforma de la Constitución se resisten a la evolución de la sociedad, dice Ulloa

El vicepresidente confirmó que, aunque no tiene iniciativa de ley en materia constitucional, eso no impide que desde Casa Presidencial se hagan estudios para analizar la Carta Magna o que se lidere un debate amplio donde participen los profesionales de las ciencias jurídicas.

spot_img

El vicepresidente de la República, Félix Ulloa, enfatizó que no planean reformar la Constitución ni cambiar el régimen de Gobierno y la alternabilidad en el poder político del Órgano Ejecutivo y que lo único que se busca es “abrir el debate” para que la Carta Magna deje de ser un documento de una “élite jurídica” y pase a ser de dominio popular.

Por ello, los sectores que hablan de una supuesta “reelección indefinida” o de reformas a las cláusulas pétreas son, para el vicemandatario salvadoreño, los que se oponen a que la sociedad cambie y se desarrolle, incluyendo a sectores excluidos y avanzando hacia una reforma más progresista en términos del desarrollo de las personas y no solo de la economía.

“Los que se oponen a debatir sobre la Constitución son los abogados y constitucionalistas de un grupo económico y político que se resiste a la evolución de la sociedad, ya que el modelo que traemos es excluyente, no está a favor de la mayoría de la población”, enfatizó Ulloa.

El vicepresidente confirmó que, aunque no tiene iniciativa de ley en materia constitucional, eso no impide que desde Casa Presidencial se hagan estudios para analizar la Carta Magna o que se lidere un debate amplio donde participen los profesionales de las ciencias jurídicas, la academia, la sociedad civil, las organizaciones sociales y cualquier ciudadano que quiera aportar a este debate.

“Hoy es el momento de abrir al debate, de no solo dejarnos llevar por los sectores que tienen abogados que opinan para generar temor y dejan más vacíos al respecto, porque ellos no tienen propuestas y no quieren que el país, luego de la pandemia de COVID-19, tenga una nueva visión”, dijo Ulloa.

Sobre su nombramiento como encargado ad honorem para coordinar el “Estudio y Propuesta de Reformas a la Constitución de la República”, Ulloa dijo que se trata de algo apegado a la ley y que no se trata de una “cortina de humo”, como lo han planteado sectores mediáticos que insinúan que es para distorsionar otros temas de la coyuntura política, económica y social del país.

“Que bien que los medios sacaron el tema, a mí me juramentaron el 24 de agosto y no quería que se hiciera ruido sobre el tema porque es un debate que debemos abrir de forma responsable, sistematizada y no queremos que se contamine con la campaña electoral”, añadió el vicepresidente Ulloa.

El también abogado constitucionalista recordó que, en su esencia, la Constitución vigente de El Salvador es de 1950 y que, en 1983 lo que se hizo fue una serie de reformas, igual que en 1992 con la firma de los Acuerdos de Paz.

“El Presidente Bukele me ha delegado para revisar y abrir la discusión sobre una Constitución que tiene casi 70 años, porque en realidad lo que se hizo en 1983 y para los Acuerdos de Paz en 1992 fueron reformas aisladas a la Carta Magna de 1950, que no vieron de forma holística los problemas del país”, finalizó.

Por su parte, el exmagistrado de la Sala de lo Constitucional, René Hernández Valiente, aseguró que en estos momentos no se reúnen las condiciones idóneas para realizar la reforma de la Constitución de la República.

A criterio del jurista, el primer inconveniente es que en el país se encuentra el momento preelectoral, lo que significa que todo esfuerzo que se haga en esta dirección apunta que se tiene una connotación político electoral.

“En lugar de mejorar, en realidad es electoral… Esto ya se sabía desde hace un año, es la mística de Félix (Ulloa), una nueva Constitución para un nuevo país”, indicó.

Además, sostuvo que es necesario evaluar el respeto a la Constitución que se vive en los 15 meses de la administración Bukele.

“Me parece que no es un ejemplo elocuente de una Constitución que vaya con la Constitución actual, no es una Constitución vieja porque la de los Estados Unidos tiene más de 200 años y se ha adaptado a base de interpretaciones constitucionales”, indicó el exmagistrado.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias