spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
sábado, 31 de julio del 2021

Latinoamérica deja atrás la “década ganada” y enfrenta nuevas turbulencias

La ola antiinmigrantes podrí­a implicar inconvenientes para sostener los flujos monetarios que reciben paí­ses como El Salvador

spot_img

El terremoto provocado por el triunfo de Donald Trump sacudió a América Latina. En primer lugar, al fronterizo México debido a su “integración”, ví­a maquilas, con Estados Unidos. El ganador de las elecciones estadounidenses pone en cuestión el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que sustentó las relaciones económicas en las últimas décadas.

En 2015, sumaron US$ 22 mil millones las remesas recibidas por siete paí­ses de Centro América, mayormente provenientes de Estados Unidos. Significaron el 34 % del PIB (Producto Interno Bruto) de Honduras, 18 % para El Salvador, el 13 % en Guatemala, el 11 % en Nicaragua, el 7 % de República Dominicana, 1 % para Costa Rica y Panamá. La ola antiinmigrantes podrí­a implicar inconvenientes para sostener esos flujos monetarios.

En los primeros dí­as luego del resultado electoral el peso mexicano se devaluó rápidamente. Otro de los fenómenos recientes es la volatilidad de las bolsas, que con sus subas y bajas, expresan la incertidumbre imperante sobre el porvenir. También subyace el muy probable fortalecimiento del dólar estadounidense.

La incógnita más importante e inmediata para los paí­ses de la región es qué hará la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) con la tasa de interés. Esa variable concentra la respuesta, al menos provisional, a varias preguntas que urge responder: ¿Se revertirá el flujo de capitales? ¿Aumentará el costo de la deuda? ¿Bajará el precio de las materias primas?

Janet Yellen, presidenta de la FED, afirmó que podrí­a subir la tasa de interés "relativamente pronto". Trump habí­a criticado a Yellen señalando que debí­a “avergonzarse” de la polí­tica de baja tasa de interés y reclamaba restricciones crediticias. Si la FED decide un aumento en la tasa de referencia es muy probable que a todas las preguntas haya que responderlas con un “sí­”. Aunque el efecto real estará determinado por el desarrollo de la situación más general, de lo no cabe duda es que el escenario económico latinoamericano enfrenta nuevas turbulencias.

Muchos analistas exhiben cierto consenso en el muy probable inicio de una época de dólar fuerte producto de la combinación de estí­mulo fiscal y mayor restricción monetaria en Estados Unidos. El antecedente que mencionan, con todas las diferencias del caso, es el perí­odo en que Paul Volcker comandó la FED mientras que Donald Reagan presidí­a el paí­s. Para América Latina esa polí­tica implicó crisis de deuda y la década perdida. El ex ministro de Economí­a de Argentina, Ricardo López Murphy, señaló que habí­a que reaccionar a tiempo para no repetir aquella historia.

A su vez, otras incógnitas más profundas surgen: ¿Qué tipo de relación buscará establecer Trump con la región? Durante los “™90, con el auge neoliberal, el “Consenso de Washington” ordenó las relaciones con América Latina que, con desigualdades, actuó como verdadero “patio trasero” de los Estados Unidos.

Esa situación cambió en el nuevo milenio cuando varios gobiernos neoliberales de la región quedaron, o fuertemente deslegitimados o directamente impugnados en las calles, obligando a desví­os de la lucha de clases o al establecimiento de mediaciones polí­ticas preventivas, como el kirchnerismo en Argentina o el Partido de los Trabajadores en Brasil, que plantearon ciertos grados de autonomí­a frente al paí­s del norte, por ejemplo desactivando el ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas), aunque sin cuestionar los pilares del poder imperialista, como el enorme peso de las empresas extranjeras en la economí­a y honrando la deuda externa. Aun así­, Estados Unidos siempre conservó aliados fieles, entre ellos Colombia o Chile.

Hoy soplan nuevamente vientos de cambio. Las especulaciones sobre qué tipo de vinculación buscará el nuevo presidente con América Latina van desde aquellos que se ilusionan con que el unilateralismo y aislacionismo que promueve Trump desentenderá a esta parte del planeta hasta los que creen que intentará, lo que parece mucho más probable, una nueva ofensiva en su “patio trasero”, cuyos contornos más precisos se definirán con el andar de la nueva gestión en el paí­s del norte.

Articulo original de Pablo Anino, publicado en La Izquierda Diario

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias