spot_img
spot_img
sábado, 08 de mayo del 2021

Las cuevas de los mareros que chocan con el lujo sus cabecillas

La PNC compara cuevas y campamentos con residencias con gimnasios, chimeneas y automóviles de pandilleros

spot_imgspot_img

La operación “Tecana”, el más reciente golpe dado a la MS-13 en Santa Ana, no solo dejó al descubierto los graves delitos de las pandillas, sino también el abismal estilo de vida de sus cabecillas, en contraste con los pandilleros de sus bases. Autoridades de la Policí­a Nacional Civil (PNC) destacan la comparación entre residencias lujo, versus campamentos y humildes casas de los “pandilleros de abajo”.

La PNC destaca que, en una de las tantas residencias intervenidas durante la mencionada operación, los investigadores, acompañados de unidades élite de la PNC localizaron una caja fuerte con cerca de $10 mil dólares. Además, esa vivienda contaba con un gimnasio, juegos de mesa y chimenea.

Otros detalles con los que contaban las casas de los cabecillas aprehendidos son techos de lozas decoradas, cocheras con capacidad para varios automóviles, piscinas, junto con vehí­culos de modelo reciente, motocicletas de alta cilindrada, y la lista sigue con las cosas que ostentaban los cabecillas de la MS en sus casas de habitación, cuya capacidad financiera era de tal magnitud que daba hasta para enviar miles de dólares mensuales fuera del paí­s a criminales desocupados.

La PNC compara ese estilo de vida con las cuevas, las hamacas y los “campamentos” en los que los pandilleros de abajo se esconden y vigilan en la zozobra y evidente pobreza.

Estos refugios o guaridas que suelen localizar en diversos puntos del paí­s las unidades de la Fuerza Especializada de Reacción de El Salvador (FES) y de la Sección Táctica Operativa (STO) entre otros grupos élite durante sus constantes patrullajes, están construidos con frágiles carpetas plásticas que hacen las veces de techo, por paredes tienen los arbustos, y donde se duerme a lo sumo en viejas hamacas, a la intemperie, en medio de quebradas, cuevas o cerca de rí­os.

De acuerdo con la PNC, los niños y jóvenes que se encargan de recoger el dinero de la extorsión y de la venta de droga, se "juegan el pellejo" a cada minuto y con el temor de caer en manos de las autoridades que los buscan por sus delitos, por un lado, y por otro, con el terror que les provoca la tortura y la muerte a las que están sentenciados por sus cabecillas cuando no logran juntar la cantidad de dólares exigida bajo amenazas.

Tras la operación “Tecana”, el fiscal general, Douglas Meléndez, también envió un mensaje a los pandilleros de abajo.

“A los pandilleros de abajo: sus cabecillas están muy bien, tienen negocios, buenas casas, buenos carros, y lo que hacen nada más es utilizar a los pandilleros de abajo para su propio provecho. Los pandilleros de abajo matan a la gente honrada, y los que se aprovechan son los cabecillas comprando negocios, inmuebles y vehí­culos”, dijo el fiscal Meléndez.

Lea también:  FGR a pandilleros: sus cabecillas los utilizan para enriquecerse

Lo descubierto en este operativo, coincide con un operativo realizado el pasado 10 de agosto en el que la PNC capturó a 23 presuntos pandilleros quienes fueron sorprendidos en horas de la madrugada en medios de una fiesta con licor, música y prostitutas según la PNC en un rancho de playa en la residencial Salinitas, en el municipio de Acajutla, en el departamento de Sonsonate.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias