spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
miércoles, 28 de julio del 2021

Las conclusiones del Alto Comisionado de DDHH tras su visita a El Salvador

Las fotos con sonrisas y manos estrechadas contrastan con las observaciones duras que el Alto Comisionado Al Hussein hizo a las polí­ticas de seguridad y judiciales del paí­s

spot_img

Por primera vez un Alto Comisionado de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) visitó el paí­s. Zeid Ra’ad Al Hussein se reunió con autoridades del Gobierno salvadoreño los pasados 15 y 16 de noviembre.

Su paso por El Salvador fue aplaudido por el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, quien publicó a través de sus redes sociales fotografí­as con Al Hussein en un ambiente jovial, alegre y despreocupado.

Sin embargo, el informe del Alto Comisionado de la ONU revela más bien una preocupación por la situación del paí­s en materia de Derechos Humanos.

Aunque agradece al Gobierno salvadoreño por la atención y apertura a reunirse con él, Al Hussein se mostró preocupado por cuatro puntos que destacó en su informe y que instó a que sean corregidos y atendidos “de acuerdo con las normas internacionales de los derechos humanos”.

“¢ El nivel de violencia en El Salvador permanece escandalosamente alto: el Alto Comisionado se mostró preocupado por las cifras tan altas de homicidios y por los indicios sobre ejecuciones extrajudiciales realizados por la Policí­a Nacional Civil (PNC) y las Fuerzas Armadas contra supuestos pandilleros.

“No importa cuán serias sean las violaciones a los derechos humanos cometidas por la violencia pandilleril, todas las personas que perpetran la violencia deben rendir cuentas por sus acciones a través de los mecanismos judiciales. Todas las ví­ctimas merecen recibir justicia”, dijo

“¢Horrorizado por las penas contra mujeres acusadas de aborto: “Estoy horrorizado que como resultado de la prohibición absoluta en El Salvador del aborto, las mujeres están siendo castigadas por abortos espontáneos y otras emergencias obstétricas, acusadas y condenadas de haberse inducido la terminación del embarazo”, lamentó.

“¢ La impunidad: “a pesar de los valientes esfuerzos de la sociedad civil y los grupos de ví­ctimas, solamente tres de entre más de 100 acusaciones criminales han sido reabiertas. Se han dejado estos crí­menes del pasado sin investigación ni castigo, alimentando los patrones de violencia que envenenan el presente y pueden minar el futuro de una sociedad”, aseguró.

“¢ Desatención de minorí­as: “Son necesarias acciones similares para atacar la alta tasa de impunidad de los crí­menes de odio contra las personas LGBTI, especialmente mujeres transgénero [“¦].De forma similar, los pueblos indí­genas exigen que el Estado haga esfuerzos mayores para reconocer y abordar sus necesidades y situación particular”.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias