spot_img
spot_img
domingo, 17 de octubre del 2021

La urgencia de la filosofí­a en la educación

Muchos podrán creer que la filosofí­a es una rama de la ciencia sociales obsoleta y casi inservible. Pero lo cierto es que, la persona que no conoce de filosofí­a carece completamente de conocimientos básicos para entender la organización de la vida misma en sociedad. La filosofí­a de ninguna manera es una rama de las ciencias sociales, es en esencia, la base para la ciencia como tal.

Después de leerla un poco, cualquiera puede vislumbrar que este conocimiento es necesario para comprender el entorno en el que se desarrolla como ser humano. Planteamientos, muchos de ellos europeos, deben tropicalizarse para que tengan sentido en nuestro contexto Centroamericano, tan único y con caracterí­sticas sociales mixtas y multiculturales que hacen complejo el análisis social.

A que quiero llegar con todo esto: que, si no fortalecemos el conocimiento de la filosofí­a desde la enseñanza básica, si no fomentamos el estudio de la ciencia humana, más allá de las carreras técnicas, o las mal concebidas como “ciencias exactas”, no podremos transformarnos como sociedad, como salvadoreños.

El fomento de la lectura, de la educación para liberar, crí­tica y con sentido humano, no para esclavizar al “otro” o a nosotros mismos por una remuneración de subsistencia. Es ahí­ donde es necesario instar al Estado para que genere polí­ticas públicas para la promoción de la lectura, estí­mulos fiscales para la venta de libros de autores nacionales, financiación de ferias de libros y programas de lectura y escritura en las instituciones educativas; así­ como el abastecimiento y creación de más bibliotecas y museos públicos.

A los medios de comunicación, a ser responsables en su rol social para establecer programas que fomenten el pluralismo de ideas, educativos y de entreteniendo de calidad.

Así­ como a las universidades que, como centro de enseñanza superior, tenga un rol más protagónico en la toma de decisiones para el cultivo de la sociedad salvadoreña, en todas las ramas del saber, no solo de su alumnado.

El conocimiento de la filosofí­a, los planteamientos clásicos y contemporáneos, los que se producen en América Latina, el que indudablemente se produce aquí­ mismo en nuestro paí­s, nos permitirán comprender cómo mejorar la situación de El Salvador, los hitos que marcaron nuestra historia y por qué nos encontramos como estamos.

Este conocimiento nos permitirá la posibilidad de parar nuestra marcha ajetreada del dí­a a dí­a, respirar, ver hacia atrás nuestros errores, intentar enmendarlos en el presente y mejorar así­ muestro futuro.

spot_img

Últimas entradas