spot_img
spot_img
jueves, 28 de octubre del 2021

La purga tecleña

spot_img

Una vez al año la gente puede cometer cualquier delito sin ser juzgada, durante ese tiempo la justicia y los polí­ticos desaparecen para que suceda cualquier tipo de injusticia en las calles, de modo que la delincuencia es aprobada una única vez cada año. En El Salvador algo casi común todos los dí­as.

El jueves 9 de noviembre de 2018 los vendedores se comenzaron a agredir con los del Cuerpo de Agentes Municipales (CAM) de Santa Tecla. Los vendedores reclaman que Roberto D”™Aubuisson (alcalde de Santa Tecla) no les da permiso de vender en la carretera Panamericana, no obstante, en tono Donald Trump, Roberto dice que los vendedores son criminales.

El dí­a de los disturbios varias personas resultaron lesionadas y el CAM mató a un vendedor de tortas. Los vendedores solo portaban piedras, pero el CAM comenzó a disparar al azar, así­ dos periodistas fueron lesionados. Una de las cosas más interesante es que ni la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) tiene permiso de disparar en primera instancia, primero deben negociar. Lo hecho por el CAM es una violación a los derechos humanos de la que poco se ha hablado en la Fiscalí­a, en épocas de elección de nuevo fiscal.

Más allá de la elección del nuevo fiscal se encuentra un problema mayor, El Salvador no cuenta con Sala de lo Constitucional, por lo que muchos procesos no pueden ser llevados a cabo y es así­ como se están cometiendo muchas violaciones a derechos constitucionales. El mayor pedido que tenemos como salvadoreños es que nuestros gobernantes piensen bien qué están haciendo.

Fuera de todo esto, qué se puede esperar de un municipio en el que reprimen protestas con disparos y cuyo alcalde acusa a los vendedores de ser gente mala. ¿Estamos en Estados Unidos o no hay derechos? Esa es la pregunta que tardaré tiempo en responderme.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias