spot_img
spot_img
lunes, 17 de mayo del 2021

La polí­tica y las iglesias evangélicas

Un poco más de 100 millones de habitantes de América Latina, una sexta parte, son creyentes de diversas iglesias evangélicas. Su número tiende a crecer siempre a costa de la perdida de fieles por parte de la Iglesia católica.

Desde hace veinte o veinticinco años, los lí­deres de estas iglesias se dieron cuenta de la importancia que tení­a su feligresí­a y del papel que podí­an jugar en la polí­tica, para llevar a puestos de elección popular a “polí­ticos con temor a Dios”.

A partir de entonces su estrategia para incidir en la polí­tica ha tenido dos grandes frentes: crear partidos evangélicos que participen en los procesos electorales y apoyar a candidatos de esas iglesias en muchos casos pastores en activo.

Las nuevas iglesias evangélicas, no las históricas de la Reforma Protestante, tienen posiciones muy conservadoras e incluso francamente reaccionarias en el campo económico, polí­tico, social y cultural.

Entre otras cosas se niegan a reconocer la homosexualidad, el matrimonio entre personas de un mismo sexo y también el derecho de las mujeres al aborto. Para ellos el ejercicio pleno de estos derechos son pecados imperdonables que Dios condena.

Los pastores y los polí­ticos que pertenecen a estas iglesias tienden a utilizar lo que dice la Biblia como principios de la Constitución o incluso por arriba de ésta. En su visión la Palabra de Dios está por encima de lo que digan los hombres.

En México esta corriente ideológica-religiosa está representada por el Partido Encuentro Social (PES), fundado por un pastor pentecostal, que es la expresión polí­tica más conservadora del paí­s, ahora aliada a Morena para la elección del próximo julio.

Hay presencia de congresistas evangélicos, siempre muy conservadores, en todos los congresos de América Latina, pero la mayor proporción se concentra en Colombia con una bancada evangelista de 120. 48 senadores de 102 y 72 diputados de 166.

Le sigue Brasil con una bancada evangelista de 90. 87 diputados de 513 y tres senadores de 81. Después Perú con una bancada evangelista de 71 en un congreso unicameral de 130 integrantes.

Luego está Guatemala con una bancada evangelista de 36 en un Congreso unicameral de 158 diputados. Bolivia donde la bancada evangelista tiene 12 integrantes. 2 senadores de 36 y 10 diputados de 130. Costa Rica la bancada evangelista tiene 11 integrantes en un Congreso unicameral de 57 diputados. Siete de ellos pastores en activo.

Después del 1 de Julio en México vamos a conocer cuál es el peso de la bancada evangélica y también saber si van a actuar como un bloque o solo tratar de influir desde y dentro de la agrupación polí­tica a la que pertenecen.

Hasta ahora en México los congresistas que son evangélicos han sido propuestos por partidos no evangélicos. La presencia del PES cambia el escenario y adquiere fuerza en su alianza con Morena que hoy se ve como la fuerza polí­tica electoral con más posibilidades.

Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
Columnista y analista de ContraPunto. Doctor en Ciencias Sociales, con una Licenciatura y Maestría en Sociología y Estudios de Desarrollo Institucional; exfuncionario del gobierno mexicano.

Últimas entradas