spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
lunes, 02 de agosto del 2021

La pobreza desde los ojos de la polí­tica

Ana, como millones de salvadoreños, vive entre el paraí­so y el infierno económico que plantean los principales partidos polí­ticos

spot_img

Ana (nombre ficticio) es una mujer que se asoma a los 31 años de edad. Nunca terminó el bachillerato y tuvo que dedicarse a temprana edad a los empleos informales como ventas en la calle o trabajos domésticos. Aparte de sus tres hijas, debe mantener a su madre que padece diabetes y a su abuela quien por su edad ya no trabaja. Ana mantiene a seis personas ganando $7 dólares al dí­a vendiendo biblias en el mercado Sagrado Corazón de San Salvador.

“Realmente creo que solo Dios conmigo para que me alcance para mantener a mi familia porque no hay de otra y como en mi casa solo yo trabajo, todas dependen de mí­”, dice Ana, mientras seca el sudor de su moreno rostro y continúa acomodando biblias en el negocio donde labora.

El Gabinete Económico salvadoreño informó en 2016 que la economí­a del paí­s creció un 2.5%. Según el Informe de Desarrollo Mundial presentado en marzo de este año por el PNUD, El Salvador ha crecido 1.07% anual desde hace 26 años; es decir que desde 1990 el paí­s  ha crecido 28.5%. Algo que sabe a retórica para Ana.

Lea también: ONU critica pobreza y violencia tras 25 años de la paz

Si bien la pobreza es una deuda histórica de los gobiernos salvadoreños, el diputado del FMLN, actual partido en el poder, sostiene que ha sido durante las administraciones de izquierda que factores como la alimentación y educación de la niñez han mejorado sustancialmente.

“El combate a la pobreza es un trabajo de todos los sectores del paí­s y de la población. No es un tema solo del Gobierno aunque en ese sentido se está trabajando y hay respuestas contundentes de los organismos internacionales que han reconocido el avance de El Salvador”, expresa Flores.

Sostiene que desde el FMLN se han impulsado leyes e iniciativas para combatir la pobreza y señala los desafí­os para erradicarla. “Continuar dando empleo a la gente, a los jóvenes. Continuar capacitando a mujeres en Ciudad Mujer, proyectos de desarrollo alternativo comunitario como las granjas de pesca, huertos familiares y apoyar el emprendimiento”, dice.

Por su parte, el partido GANA asegura que la falta de empleo y la polarización polí­tica son factores que agudizan la pobreza. “Entre más desempleo exista, más pobreza habrá y ahorita la situación económica del paí­s es difí­cil porque solo en un mes se perdieron 11 mil empleos según datos que tengo del Instituto Salvadoreño del Seguros Social (ISSS)”, expresó Francis Zablah, diputado de GANA.

Afirma que el paí­s debe superar la polarización si quiere superar el bajo crecimiento económico. “Cuando se tiene un paí­s polarizado que pone en pleito a sus distintos sectores, detiene el crecimiento económico y genera pleito y odio interno, y no dejan crecer”, sostiene.

Desde GANA, aseguran haber impulsado leyes como bajar los intereses de las tarjetas de crédito del 300 al 91 por ciento; leyes para fortalecer las MYPES y el sector artesanal.

El partido ARENA, en tanto, califica la pobreza del paí­s como grave y lamenta la pérdida de empleos y las polí­ticas de “regalar” que tiene el actual Gobierno.

“El Gobierno tiene polí­ticas de regalar en lugar de polí­ticas de oportunidad, empleo y dignidad para las personas. El buen vivir del Gobierno no da resultados para crear condiciones óptimas de reducción de la pobreza”, dijo a ContraPunto la diputada arenera, Margarita Escobar.

Le puede interesar: La economí­a de la posguerra

Desde ARENA, afirma, se han impulsado leyes como la Ley de Firma Electrónica, incentivos para el turismo, Ley de Incentivos para la Cogeneración de energí­as. Actualmente estudian  reformas a la Ley MYPE para convertir al Consejo Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE) en una autónoma.

“No es si sos rojo o colorado o tricolor, es una cuestión de dar la condiciones para que el paí­s mejore pero cuando El Salvador está en el lí­mite de competitividad global, el paí­s ocupa el penoso último lugar de Centro América cuando habí­a sido pionero y lí­der en la región en competitividad y desarrollo”, concluye Escobar.

Mientras las perspectivas polí­ticas sobre la pobreza defienden lo propio y señalan lo del contrincante, Ana debe salir a diario a las seis de la mañana del cantón donde vive en el municipio de Santo Tomás, porque reconoce que si no trabaja, sus tres hijas, ella, su madre y su abuela, “no comen”.

spot_img

También te puede interesar

Mario Beltrán
Periodista sección PolÃítica en ContraPunto. Graduado de Comunicaciones en Universidad Cristiana de las Asambleas de Dios.
spot_img

Últimas noticias