spot_img
spot_img
sábado, 16 de octubre del 2021

La paz que no llegó

El Salvador celebra la paz en medio del descrédito de la clase polí­tica, una PNC vulnerable y con el problema de la inseguridad que aún no ha podido resolver

spot_img

Este martes El Salvador conmemora 26 años de la Firma de los Acuerdos de Paz. A más de dos décadas del cese del conflicto armado, el paí­s continúa sufriendo algunas de las causas que originaron el conflicto como la desigualdad económica, el descrédito de la clase polí­tica, aunado a altos í­ndices de violencia y a la Policí­a Nacional Civil (PNC) más vulnerable desde su creación tras la paz.

Según datos de la más reciente encuesta de opinión realizada por el Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP) de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA) la situación de seguridad es una de las principales preocupaciones de la población salvadoreña. Más de la mitad de la población consultada opinó que el despliegue de tanquetas en las calles de paí­s no ha mejorado la situación de seguridad.

Al preguntarle a los encuestados ¿Qué tanto las polí­ticas de seguridad del Gobierno están reduciendo la delincuencia? El 7.3% dijo que mucho; el 15.5% dijo que algo; el 41.2% afirmó que poco y el 36% dijo que no reducen la delincuencia.

Además, se consultó ¿Por qué piensa que el paí­s está peor? Y el 44.3% lo atribuyó al aumento de la delincuencia; el 15.7% a la mala gestión del gobierno; mientras que el 10.3% al aumento del desempleo.

Asimismo se consultó la opinión sobre la delincuencia en 2017, en comparación con el año pasado (2016) y el 62.4% dice que aumentó; el 25.6% dice que siguió igual; y el 12% afirma que disminuyó.

El Salvador sigue estando entre los paí­ses más violentos del continente y lejos de ver una mejora, la población recrimina a sus polí­ticos la incapacidad de resolver el tema.

Sondeo ciudadano. Video/Mario Beltrán

Al firmarse la paz el 16 de enero de 1992, existí­a el compromiso de crear a la PNC como nuevo cuerpo de seguridad pública, para sustituir a la militarizada Policí­a Nacional que en tiempos de guerra era la encargada del orden público, y desde entonces ha tenido la filosofí­a de una policí­a civil.

Sin embargo, en los últimos dí­as, la PNC ha sido muy cuestionada, sobre todo en la salud mental de sus más de 23 mil agentes quienes a diario se enfrentan a situaciones de estrés por el combate a la criminalidad.   

A finales de 2017 fueron momentos duros. Entre el 20 de diciembre y el 1 de enero se reportaron dos suicidios de agentes policiales. Se reportó el aparente suicidio de otra agente más la noche del 31 de diciembre, sin embargo, la investigación cambió y apunta a un homicidio cometido presuntamente por otro agente policial que mantení­a una relación sentimental con la agente muerta en la delegación de Zacamil, Mejicanos.

Lea también: PNC lamenta suicidio de dos agentes en año nuevo

Asimismo, la opinión pública rechazó la fiesta policial del 29 de diciembre que terminó con un policí­a prófugo de la justicia, a quien se le atribuye el desaparecimiento de otra agente policial que aún no ha sido encontrada. Tras el hecho, autoridades de la PNC decidieron recientemente disolver el Grupo de Reacción Policial (GRP) lugar de la fiesta.

El Salvador registró unos 3.954 homicidios durante el 2017, un 25% menos que los registrados en 2016, baja atribuida a la implementación de las medidas extraordinarias de seguridad que el Gobierno mantiene contra las pandillas, informaron autoridades de Seguridad.

Según autoridades de Seguridad, esta reducción situó la tasa de homicidios de 2017 en 60 por cada 100.000 habitantes, más de 20 puntos por abajo de los 81,7 registrados en 2016. No obstante, la ONU establece que a partir de 10, un territorio sufre una “epidemia de violencia”.

Desgaste polí­tico

La referida encuesta refleja además que los partidos polí­ticos, Asamblea Legislativa y Tribunal Supremo Electoral (TSE) están entre las instancias con niveles más bajos de confianza.

Con una nota de 4.57 la población reprobó el desempeño del gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén durante 2017. La más baja calificación en todos los sondeos del IUDOP, y que refleja un deterioro en la gestión gubernamental del FMLN, a dos meses de las elecciones municipales y legislativas.

Lea también:  Salvadoreños sin confianza ni entusiasmo por próximas elecciones: UCA

El sondeo muestra que un 64 % de la población afirmó no tener un partido polí­tico de su preferencia; al partido de derecha, ARENA, lo prefiere un 16.4 % y al FMLN un 16%. 

Al respecto de la confianza en próximo proceso electoral, solo el 12.5% le atribuye mucha confianza; 10.2% alguna confianza; el 42. 5% poca confianza: y el 34.8% ninguna confianza, es decir, más del 70% de consultados tienen poca o ninguna confianza en próximas elecciones.

spot_img

También te puede interesar

Mario Beltrán
Periodista sección PolÃítica en ContraPunto. Graduado de Comunicaciones en Universidad Cristiana de las Asambleas de Dios.
spot_img

Últimas noticias