spot_img
spot_img
lunes, 18 de octubre del 2021

La ofensiva general

Hace 38 años, el 10 de enero de 1981, inició la ofensiva general decretada por el Frente Farabundo Martí­ para la Liberación Nacional (FMLN) en El Salvador. Así­ comenzaba, de manera formal, la guerra entre la guerrilla y las fuerzas del gobierno.

En enero de 1992, la guerra terminó con la firma de los Acuerdos de Paz, en el Castillo de Chapultepec, entre el gobierno salvadoreño y el FMLN. En esos años murieron 100,000 salvadoreños y salieron del paí­s más de un millón, la gran mayorí­a hacia Estados Unidos.

El Salvador cambió, aunque algunos de uno y otro lado, no estuvieron del todo conformes con lo que se habí­a acordado. Fueron los menos. Entre otras cosas, antes no ocurrí­a así­, se hizo posible la real disputa por el poder en un marco institucional que contó los votos y respetó los resultados.

Los militares volvieron a los cuarteles y ya no tuvieron lugar en la polí­tica. Se puso fin y para siempre a los frecuentes golpes de Estado a cargo del Ejército. El FMLN, ya convertido en partido polí­tico, y ARENA, el partido de la derecha, se hicieron de la mitad del Congreso. En estos años unos y otros se han necesitado para aprobar las leyes.

En este tiempo la convivencia entre la izquierda y la derecha ha sido difí­cil, pero siempre civilizada. En este tiempo ninguna de estas corrientes polí­ticas ha puesto en duda las instituciones del Estado. A lo largo de estos años ha tenido la presidencia del paí­s la izquierda y la derecha. Ninguno ha tratado de eliminar al otro.

La izquierda y la derecha, que vienen de una guerra de 11 años, saben que no pueden romper el equilibrio, que no pueden desatar los demonios y dar vuelta atrás a la marcha de la historia. Están obligados a la convivencia en el marco de las instituciones del Estado. Las dos tendencias han sido responsables con la historia y con su pueblo.

Solo dí­as después de la firma de la Paz, el escritor Horacio Moya Castellanos, con el que trabajé en la Agencia Salpress fundada por la guerrilla, me hizo caer en la cuenta del cambio tan profundo que habí­a ocurrido cuando me dijo: ahora puedes decir lo que piensas y no amaneces muerto. En El Salvador eso ocurrí­a por primera vez.

El dí­a de la ofensiva estaba en San Salvador. A eso de las 16.30 tuve un “contacto” con Betty, la responsable de la Comisión de Propaganda de las FPL, una de las cinco organizaciones que integraban el FMLN, y en la que yo militaba. Me dio una hoja carta doblada con el nombre de algunos de los barrios donde iban a comenzar los primeros combates.

Debes, me dijo, llevar a la prensa internacional a esos lugares, para que el mundo se dé cuenta que inició la Ofensiva General. Me dirigí­ al Hotel Camino Real, ahora el Intercontinental, donde se hospedaban los periodistas, y pude convencer a un grupo de que fuéramos a esos barrios. Ya era de noche. Sonaba la metralla. La guerra comenzaba. Han pasado 38 años. Nunca he perdido el contacto con los compañeros del FMLN que ahora, por segunda vez, están en la presidencia de la República.

spot_img

Últimas entradas