spot_img
spot_img
miércoles, 05 de mayo del 2021

La invasión militar a Venezuela

Ningún paí­s latinoamericano saldrí­a indemne de esta guerra

Vean cómo está el Medio Oriente desde la invasión a Irak, la cual se llevó a cabo por la amenaza de armas de destrucción masiva que jamás existieron. ¿Quieren que América Latina se hunda en una debacle similar después de una invasión a Venezuela para “restaurar la democracia”, allí­ donde más elecciones ha habido para legitimar al gobierno?

El verdadero motivo de la invasión a Irak no fueron las armas de destrucción masiva, sino el control geopolí­tico regional y el petróleo. Y lo mismo pasa con Venezuela. Los centros financieros del mundo (Wall Street, la City de Londres) y el complejo militar-industrial-financiero enfrentan entre sí­ a los paí­ses para endeudarlos financiándoles sus guerras a fin de cobrarles con recursos naturales estratégicos. En especial con oro. En Venezuela se quiere iniciar una guerra continental buscando desatar una Tercera Guerra Mundial (contra Rusia y China) para beneficio exclusivo de los dueños de la industria armamentista.

Además de tomar en cuenta que la Revolución Bolivariana es, como dejó dicho Chávez, “una revolución pací­fica, pero armada” y de las advertencias de Rusia y China sobre el desastre que implicarí­a una invasión de Estados Unidos a Venezuela, los latinoamericanos debemos pensar en todo el Continente a la hora de tomar partido a favor o en contra de la soberaní­a venezolana, porque este paí­s es el principal foco de tensión geopolí­tica mundial, y una conflagración como la que se anuncia no dejarí­a indemne a uno solo de nuestros paí­ses, empezando por Colombia y Brasil.

Aún es tiempo de que lo mejor de Estados Unidos (sus intelectuales, sus artistas, su juventud y su pueblo trabajador) formen un movimiento antibélico interno, como cuando Vietnam, opuesto a la élite de la industria armamentista y energética, que es la que quiere arrastrar a sus juventudes a otra gran guerra, sólo para venderle armas a su gobierno. Esto no es justo ni para el pueblo ni para la juventud estadounidense. La falsa cruzada “por la democracia” esconde intereses de una minorí­a en contraste con el grueso del pueblo norteamericano, tan noble y trabajador como desinformado por los medios del mainstream. Por eso ignora que estas guerras implican un auge del terrorismo, el narcotráfico y la corrupción, diseñados no para acabar con ellos, sino para durar, según el ideal empresarial de “guerra permanente” de la industria armamentista.

Los latinoamericanos debemos salir en defensa pací­fica de Venezuela y de cualquier otro paí­s amenazado ─no por el pueblo estadounidense, sino─ por la élite guerrerista que lo domina: el complejo militar-industrial-financiero, los Clinton-Obama-Soros, la City de Londres y Wall Street, a quienes le hacen servil coro las ultraderechas y derechas “moderadas” (o izquierdas rosa) de América Latina.

___
www.mariorobertomorales.info
Mario Roberto Morales
Mario Roberto Morales
Escritor, periodista y catedrático guatemalteco; ha sido Premio Nacional de Literatura de Guatemala. Ha escrito novelas, cuentos y ensayos

Últimas columnas