spot_img
spot_img
lunes, 17 de mayo del 2021

La distancia entre acepciones: “empresarios/as” de los que no lo son

La campaña polí­tica electoral inserta en el actual estado de cosas, que ya inició a pesar que aún no hay convocatoria oficial del TSE, pretende instalar, si no es que lo hizo ya, la ideologí­a dominante en la cual el término "empresario/a" y sus acepciones utilizadas para referirse a algunos candidatos/as de todos los partidos polí­ticos resultan en una suerte de cualidad que connota capacidades que los separan de aquellos que no lo son.

Entonces, los candidatos/as que se anuncian con el término "empresarios/as" -sin entrar en detalles a la actividad económica, tamaño o rubro empresarial- pretenden proyectar al electorado que generan empleo, riqueza (para sí­ mismos), y poseen habilidades para administrar la cosa pública a razón de su experiencia previa en administrar la cosa privada. En las ofertas de todos los partidos polí­ticos de El Salvador se pretende marcar claramente una distancia entre los candidato/as "empresarios/as" de los que no lo son y legitimar así­ su condición.

En la oferta electoral, se re-produce la distancia entre clases sociales. ¿Será entonces que los que no son "empresarios/as" no poseen las mismas cualidades para administrar la cosa pública?. ¿Acaso los que no son candidatos/as empresarios/as de todos los partidos no podrí­an ostentar cualidades no ponderadas por el estado de cosas y resultar interesantes para el electorado?.

En mi opinión, ser "empresario/a" no es garantí­a de absolutamente nada para la administración transparente, eficaz y eficiente de la cosa pública, y no hablemos de su necesaria transformación. Dos décadas completas de "arenato" en El Salvador así­ lo demuestran. El triunvirato empresa-partido-Estado es la contundente evidencia histórica que precede al actual perí­odo.

De lo único que tengo certeza de un candidato/a "empresario/a", es que ha encontrado la forma de producir ganancia para sí­ mismo, a costa de casi cualquier cosa incluyendo la compra y venta de la fuerza de trabajo, ese es y será por siempre, su definitivo cometido.

La transformación de la sociedad, del Estado, no provendrá de las ideas de quienes el estado de cosas les ha funcionado bien, a través de la suerte del mercado o el aprovechamiento de otros factores no mencionados en términos de generación de ganancias para sí­ mismos, compra venta de fuerza de trabajo, servicios y mercancí­as. La transformación del estado de cosas en pos de lograr sociedades más equitativas e incluyentes, no provendrá de un empresario/a previsiblemente en condiciones favorables en el mercado, sencillamente porque el estado de cosas, sus implicaciones en la desigualdad, la perennización de las inequidades entre seres humanos, le beneficia.

Avatar
Herbert Vargas
Colaborador

Últimas entradas