spot_img
spot_img
sábado, 15 de mayo del 2021

La Confederación Helvética compra nuevas vacunas para frenar el Covid-19

Suiza compra mas vacunas que neutralicen el desabastecimiento de Pfizer/BioNTech, Moderna y Astra-Zeneca, mientras se esperan resultados de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para financiar el proyecto COVAX, que aporte las vacunas a los países en vías de desarrollo

spot_imgspot_img

Suiza encargó 5 millones de dosis de Curevac/Bayer (Alemania) y otros 6 millones de Novavak (USA), mientras negocia un tercer contrato con Johnson & Johnson (USA), para compensar cierta lentitud en las entregas de Moderna (4,5 millones de dosis) y Pfizer/BioNTech (3 millones de dosis), con el objetivo de alcanzar los 32 millones de dosis en el horizonte de 2022, y así remediar cualquier otro altibajo de los laboratorios y vacunar a todos los adultos que lo quieran de sus 8,5 millones de habitantes.

Los cálculos de potenciales personas susceptibles de ser vacunadas en Suiza ascenderían al 75% de los 7 millones de adultos que lo aceptarían, es decir 5,5 millones de ciudadanos y residentes. A dos dosis por persona utilizando las producidas por Moderna y Pfizer/ BioNTech que actualmente están siendo inyectadas a cuentagotas, aportarían 7,5 millones de dosis. Para conseguir los 2,5 millones de dosis faltantes a efectos de completar los 10,5 millones de dosis necesarias, Suiza cuenta con la promesa de 5,3 millones de dosis al hilo del contrato firmado con AstraZeneca (Inglaterra-Suecia), pero de momento ha visto rechazada su autorización en Suiza en espera que aporte mas información. Los 3 nuevos contratos con otros laboratorios anunciados ahora, reforzaría el dispositivo de cara al futuro.

En la última semana se efectuaron 100 mil vacunaciones, una 14 mil diarias, algo menos que las suministradas la semana precedente. Las inyecciones han llegado al 4,8% de la población. Se advierte que las vacunas no inmunizan al 100%, y se ignora si el vacunado transmite o no el virus. La Oficina Federal de Salud Pública informó que decrecen las infecciones con el virus original, y aumenta la variante britanico-irlandesa, que se duplica cada diez días, existiendo abundantes otros casos donde se constatan también mutaciones todavía sin esclarecer. Un primer contaminado de la cepa brasileña viene de ser detectado.

En la última jornada se constataron 1363 nuevos casos, 68 hospitalizaciones y 42 fallecimientos, situación estable sin embargo todavía alta, en sintonía con las autoridades. La saturación de las salas de cuidados intensivos en los hospitales está bajo control, con un 70% de camas ocupadas, de las cuales 36% son pacientes Covid-19. En Ginebra se contabilizan alrededor de 140 casos cada 24 horas, cuyo 60% a 70% son ocasionados por mutaciones del coronavirus primigenio. En el conjunto de Suiza se han llevado a cabo cerca de 5 millones de test para detectar personas infectadas.

El Consejo Federal, el cuerpo colegiado de siete miembros que gobierna el país, instauró en enero pasado un semi-confinamiento hasta fines del presente mes de febrero. Debieron cerrar los comercios no esenciales, debiendo enumerarse bares, restaurantes y librerías, centros culturales y deportivos, cines y museos. La practica deportiva, incluyendo las competiciones de sky, sufren restricciones. Están prohibidas las reuniones de más de 5 personas tanto al aire libre como en privado, y se impuso apelar al teletrabajo en empresas, la administración pública y la educación cuando fuera posible.

Lo novedoso es una petición “en linea”, suscripta por 130 mil personas, reclamando poner fin a todas estas limitaciones. Ha cobrado tal impacto que va ser sometida a consideración del Consejo Federal, con apoyo de la patronal y de la Unión Democrática del Centro (UDC), el principal partido político suizo. El llamado preconiza la reapertura de bares y restaurantes, y de las instalaciones de esparcimiento y deporte, no obstante definiendo medidas de protección adecuadas. Plantea asimismo a las autoridades políticas que sean abolidos los plazos para someter iniciativas populares y propuestas de référendums, incorporando el voto de la ciudadanía, en las soluciones a los desafíos de la pandemia.

Entre tanto, prosigue la lenta expansión de la irrupción del virus en las escuelas primarias. Una de ellas fue cerrada en Ginebra, junto a 5 clases que abandonaron la enseñanza directa y pasaron a las labores educativas a distancia. Se han conocido más ejemplos en otros cantones de habla francesa como Friburgo, Neuchâtel y Valais. El Hospital de Ginebra se apresta a lanzar una investigación para comprender el rol de los niños de 2 a 6 años en la transmisión del coronavirus. La Sociedad Suiza de Pediatría acaba de proponer, con el objeto de mantener las escuelas abiertas, recomendaciones para que los alumnos de la enseñanza primaria, concurran a clases protegiéndose con máscaras.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias