spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

La Antropologí­a Forense

El pasado fin de semana en el marco de la parte práctica de los conocimientos adquiridos y como aplicación de las diferentes herramientas técnico académicas cientí­ficas de la Antropologí­a Forense visitamos con mis compañeros profesionales y nuestro Director Académico, maestro y mentor de Ciencias Forenses Dr. Miguel Enrique Velásquez el Cantón El Mozote, Municipio de Arambala, Departamento de Morazán.

Al llegar debí­amos de aplicar los conocimientos: conocer uno de los sitios emblemáticos del conflicto armado en donde se registró en el marco de la guerra un delito de lesa humanidad, constatar la importancia de la memoria histórica como uno de los elementos de restitución de derecho, aplicar la teorí­a y compararlo con nuestras prácticas del trabajo preliminar de campo en la recolección de datos para exhumaciones, y comprender la importancia en la coyuntura actual que atraviesa nuestro paí­s.

Debo manifestar que estando en ese lugar vinieron a mi muchos sentimientos encontrados que reafirmaron la violencia histórica que ha imperado en nuestro paí­s y como se repite cí­clicamente; ya que fue mediante la Antropologí­a Forense con el apoyo decidido y profesional del equipo Argentino de Antropologí­a Forense (EAAF) y nuestros Médicos Forenses que se logró la identificación de la mayorí­a de personas. Pudimos escuchar el testimonio de un sobreviviente y entender la importancia del proceso del cierre de duelo que inicia con la certeza de la muerte del familiar por medio de sus restos encontrados, y proceder con la decisión de la familia para brindarle los servicios fúnebres y su ceremonia de entierro, por doloroso que sea será el primer paso para la recuperación de la familia.

El ciclo de desaparecidos por la guerra civil no se ha cerrado y el Estado Salvadoreño debe garantizar la memoria histórica para la no repetición. En la actualidad se vive un nuevo drama en nuestra sociedad, y son las “desapariciones forzadas”, en esta ocasión en manos del crimen organizado y las pandillas, que ya puede calificar como delito de lesa humanidad como parte de su consolidación de poder en los territorios; de Enero 2010 a Mayo 2017 se registran ante la PNC 12,011 desaparecidos, si lo multiplicamos por siete personas como mí­nimo en un grupo familiar básico tenemos más de ochenta y cuatro mil personas en sufrimiento y abandono por el estado, obligados a modificar el curso normal de un duelo, ya que no hay cuerpo, no hay funeral, no hay tumba, no hay certidumbre, la vida pierde sentido y se debilita la Fe, solo hay dolor.

Es urgente que el estado salvadoreño despierte, y nuestras autoridades de los tres órganos del estado apoyen e incrementen el presupuesto al IML dotando de instalaciones propias y adecuadas, con tecnologí­a de punta en ADN y genética, con investigación cientí­fica y de que nuestros profesionales escriban sus experiencias y queden como legado a los futuros profesionales, inversión en equipo, y su propia escuela de formación en ciencias forenses, ya que su experticia y profesionalismo ha sido reconocido por toda Latinoamérica y el Mundo.

Ricardo Sosa
Ricardo Sosa
Máster en criminología , experto en seguridad pública, nacional y ciudadana. Columnista y analista de ContraPunto

Últimas entradas