spot_img
spot_img
lunes, 17 de mayo del 2021

La agricultura sostenible puede combatir el hambre y la pobreza

Estudio revela que al invertir en la agricultura en pequeña escala, incrementan los ingresos y mejora las condiciones de vida en el núcleo familiar

spot_imgspot_img

“El sector agrario juega un papel clave para asegurar el abastecimiento de alimentos en el mundo y reducir el número de personas en condición de pobreza, no obstante, se enfrenta  a una serie de desafí­os, entre ellos, a una creciente población mundial con nuevas demandas y a la necesidad de implementar métodos de cultivos sustentables y de menos impacto en el ambiente”, así­ lo revela el estudio “Agricultura que Reduce la Pobreza” elaborado por We Effect – Centro Cooperativo Sueco, y en el cual se incluye Latinoamérica.

El documento presentado, el jueves 13 de octubre en un hotel capitalino,  analiza la situación actual de la agricultura a nivel global y las alternativas  en El Salvador para revertir esos efectos negativos mediante la recuperación de la agricultura sostenible y la restauración de la economí­a campesina y familiar, vista esta como un factor determinante en la seguridad y soberaní­a alimentaria, el desarrollo nacional, la reducción de la pobreza y la sostenibilidad ambiental

Nina Larrea, directora regional para América Latina de We Effect, explicó que los hallazgos en la región indican que se ha reducido el apoyo a la agricultura y además que ésta se vuelve no sostenible pues tiene a su base el uso de agroquí­micos, el monocultivo e inversiones a corto plazo, haciendo que la condición de pobreza no se reduzca y exponiendo la salud de la población.

Alrededor del 75% de la población global habita en zonas rurales y de este porcentaje, la mitad son mujeres. Según la representante, la agricultura de familia a  pequeña escala, enfocándose en la agroecologí­a y con más atención a las mujeres, incrementa la nutrición y los ingresos en la familia, además de aportar a las cadenas de valor. La atención hacia la agricultura y con enfoque en las mujeres toma aún más valor  y genera mayor incidencia considerando que en regiones como  Latinoamérica, “el rostro de la pobreza es muchas veces una mujer campesina”, como indica Larrea.

Si se habla sobre el acceso a la tierra, en  América Latina el 20% de las tierras están en control de las mujeres, que a juicio de We Effect  es aún poco y pese a que tiene ese control, no se garantiza que tenga control de los ingresos. En Asia se registra el 12% y el 15% en África.

La directora regional explicó que entre las medidas claves para impulsar este sector destacan la necesidad de asignar una mayor proporción de la cooperación a este rubro y  apostar a la agricultura a pequeña escala considerando que existen millones de granjas familiares en paí­ses pobres que cuentan con solo una hectárea para cultivar y ganarse el sustento.  “Cuando se invierte en agriculturas en pequeña escala aumentan los ingresos”, explicó Larrea.

Asimismo, señaló que es urgente apostarle a la agricultura sustentable que contribuya al entorno social y económico,  al clima y medio ambiente  y que pueda. Esta agricultura deberí­a además  aportarle a las mujeres pues constituyen más de la mitad de la población en condición de pobreza en zonas rurales y para la cual, desde el Estado deberí­an implementarse polí­ticas que  reivindiquen esta práctica.

Diágnostico en El Salvador

Mónica Hernández, Coordinadora de We Effect en El Salvador, reveló que fenómenos como el hambre se “africanizan”, sin embargo, en el paí­s hay municipios que tienen í­ndices de desarrollo humano tan bajos como los que se registran en algunas regiones de África. Hernández, ejemplifica con la zona norte de Morazán que se enfrente a condiciones de extrema pobreza como las que se registran en Kisumo, ciudad al oeste de Kenia y en donde la población sobrevive con $1.25 dólar diarios, lo que refleja una condición de pobreza extrema.

Para transformar esta realidad la representante de We Effect, asegura que el primer paso es romper las barreras que están en la mente de las personas. “Se piensa que el tiempo de la agricultura son los tiempos del mercado. La agriculturas tiene su tiempo,  el sistema de mercado ve la agricultura como un negocio y no como tema de soberaní­a nacional y alimentación”, acotó en conversación con ContraPunto.

En el caso de El Salvador, el 70% de la actividad económica era de origen agrario, no obstante, tras el cambio de modelo productivo durante la década de los 90, la agricultura fue desplazada por la actividad terciaria o de servicios, aunado a la recepción de remesas producto del fenómeno migratorio que aún en la actualidad persiste.

Según Hernández, hay avances sustanciales como el otorgamiento de tierra a mujeres y programas como Ciudad Mujer que están atendiendo a mujeres del área rural; sin embargo insiste en que falta concentrar esfuerzos para aprobar propuestas como la Ley de Soberaní­a Alimentaria y la Ley del Agua además de incrementar la inversión en las comunidades para generar cadenas productivas y de valor a nivel local que ayuden a reducir la migración.

*El trabajo se realizó en colaboración con la economista Elcira Beltrán

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias