spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

Juegos polí­ticos 2019

Más que una ciencia, para mí­, la polí­tica es un juego. Al final la polí­tica es un “Battle Royal”, un sistema de juego en el que al final sólo queda uno y ese es el ganador. En El Salvador este modo de juego ha sido interesante, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) eliminó a cuatro partidos polí­ticos y a finales de 2017 un nuevo jugador se integró a la batalla, es decir, Vamos.

Vamos se define como “un partido sin pasado para construir el futuro”, actualmente ya tienen sus propuestas y sus candidatos a la presidencia. Vamos se desliga de cualquier fuerza polí­tica, es decir, no son de izquierda o derecha. Este nuevo personaje se integra a un juego en el que se encuentran los afamados ganadores conocidos como “partidos polí­ticos” que son controlados por la fuerza del TSE.

En estos momentos en el juego sólo se encuentran los personajes “GANA” (Gran Alianza por la Unidad Nacional), “ARENA” (Alianza Republicana Nacionalista), “FMLN” (Frente Farabundo Martí­ para la Liberación Nacional) y “VAMOS”. Cada personaje ya tiene a su representante.

ARENA tiene a Carlos Calleja, un famoso empresario, dueño de una cadena de supermercados, comprometido con la ayuda social a través de programas de becas y colaboración en la reconstrucción de escuelas. Para ser más fuertes, ARENA decidió aliarse a partidos polí­ticos más pequeños.

El FMLN tiene como candidato a Hugo Martí­nez, exministro de relaciones exteriores, como ministro realizó un buen trabajo. Representó bastante bien al gobierno, aún en asuntos con más responsabilidad que la puesta por el cargo que ejercí­a.

GANA tiene a Nayib Bukele, exalcalde de Nuevo Cuscatlán (2012-2015) y de San Salvador (2015-2018) por el partido FMLN. El proceso de inscripción de Bukele se dio en el punto más controversial debido a que se inscribió como candidato en la sede del partido Cambio Democrático (CD) a minutos de que el plazo de inscripción finalizara. De este modo, Nayib renunció a la candidatura con Cambio Democrático y al partido para inscribirse, al mismo momento, a GANA como miembro y candidato.

Finalmente, “Vamos es un nuevo partido polí­tico constituido el 11 de noviembre del 2017 por el Tribunal Supremo Electoral en El Salvador”. Su candidato es Josué Alvarado, un empresario salvadoreño, proveedor de productos alimenticios en Maryland, Estados Unidos. Para muchos, un desconocido.

Con estos cuatro perfiles, la vox populi dice que GANA ganará. Diré que sí­, ese fenómeno ocurrió hace diez años con Mauricio Funes y el FMLN, el pueblo salvadoreño puso su confianza en un experiodista que actualmente está “asilado polí­ticamente” en Nicaragua. Algo que es curioso ocurre aquí­, Funes usó al FMLN como trampolí­n; Bukele, probablemente, no serí­a un Don Alguien sin dicho partido. GANA es un pedazo independizado de ARENA y este partido está involucrado en escándalos de corrupción.

A partir de lo anterior, mi pregunta es ¿qué se puede esperar de alguien que estaba en un partido polí­tico dónde dieron vida a un corrupto y luego pasó a un partido donde están los exiliados de un partido que también tiene corruptos? En mi opinión se puede esperar mucho, todo dependerá de que tan sucio quiera ser en la polí­tica o, mejor dicho, en la mercadotecnia de los “Juegos Polí­ticos 2019”.

Últimas entradas