sábado, 14 de mayo del 2022
spot_img

Juan Orlando Hernández el rostro del crimen organizado transnacional

¡Sigue nuestras redes sociales!

"JOH giró instrucciones y facilitó que personal policial y de las Fuerzas Armadas protegieran cargamentos de droga y que se cometieran actos de violencia brutales en Honduras": Ricardo Sosa

spot_img

Por Ricardo Sosa

Experto en seguridad y criminología


Juan Orlando Hernández (JOH) hondureño, abogado de la república, de 53 años de edad, político, trigésimo sexto presidente de la república de Honduras en dos períodos, diputado del parlamento centroamericano período en la actualidad, exdiputado y ex presidente del congreso nacional de Honduras, con una tesis doctoral sobre el régimen jurídico de las zonas industriales de procesamiento para exportaciones ha sido capturado la semana anterior, y se encuentra en detención provisional con fines de extradición por treinta días, a la espera de una solicitud por parte de la justicia de los Estados Unidos de Norteamérica. Esposado y encadenado de manos y pies dieron la vuelta al mundo esas imágenes. Mientras gran parte de la población en diferentes regiones del país reventaban pólvora, bailaban punta, bebían cerveza, hacían carnaval y fiesta tras su captura.

Desde el año 2004 existen señalamientos y presunciones de su involucramiento con el crimen organizado transnacional, y que incluso su campaña y llegada al poder ejecutivo fue financiada por el narcotráfico, su carrera criminal es larga. Ocho años en la presidencia de la república, jefe supremo de las Fuerzas Armadas hondureñas, se le acusa de al menos 500,000 kilos de cocaína pura, que les generaron ingresos por más de doce mil billones de dólares más ventas de armas por lo cual se ganó millones de dólares por sobornos y múltiples ganancias de parte de organizaciones criminales. JOH conspiró según las acusaciones e imputados criteriados para introducir cocaína desde Colombia y Venezuela por rutas aéreas y marítimas principalmente.

JOH giró instrucciones y facilitó que personal policial y de las Fuerzas Armadas protegieran cargamentos de droga y que se cometieran actos de violencia brutales en Honduras. Incluso recurrió en su trayectoria a Joaquín “el chapo” Guzmán ahora condenado a cadena perpetua en Estados Unidos al igual que su hermano Juan Antonio Hernández.

De ser un abogado con ingresos producto de su profesión pasó a ser un millonario gracias a sus operaciones de tráfico de drogas, lavado de dinero, corrupción, administración fraudulenta, cohecho.

JOH se convierte en el tercer expresidente hondureño acusado de delitos de corrupción de su partido político y vinculación con el crimen organizado. JOH se atribuía el combate al narcotráfico, a las pandillas, al crimen organizado todo era mentira, él era el rostro máximo del crimen organizado transnacional en Honduras, y era el primer promotor de la corrupción e impunidad. En esta carrera criminal no está solo, tendrían que continuar más capturas e imputaciones de exfuncionarios, políticos, empresarios, burócratas, y por supuesto miembros del crimen organizado local y transnacional.

No estoy seguro de que JOH será condenado o podrá obtener beneficios, pero la lista de hondureños es de 27 extraditados a los Estados Unidos y casi 60 que han sido condenados por delitos relacionados al narcotráfico, drogas, armas, y crimen organizado

El otrora aliado del gobierno de los Estados Unidos, a quien apoyaron en la reelección presidencial, ahora es acusado de al menos tres delitos inicialmente: crimen organizado transnacional, narcotráfico y venta de armas de fuego. Este caso deja varias interrogantes ¿Por qué el gobierno de los Estados Unidos toleró las operaciones criminales de Juan Orlando Hernández por ocho años? Si su trayectoria y carreta criminal era desde el año 2004, y se conocía sus fuentes de financiamiento no hubo oposición a su ascensión al poder. Sin duda esto nos demuestra que el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica no tiene amigos, tiene intereses que son de su Nación, y de acuerdo a su geopolítica y geoestrategia.

www.ricardososa.net

Comparte este contenido en:
Ricardo Sosa
Máster en criminología , experto en seguridad pública, nacional y ciudadana. Columnista y analista de ContraPunto

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias