viernes, 21 junio 2024

Javier Cipriani: Mañana es dentro de diez años

¡Sigue nuestras redes sociales!

"El ex candidato Javier Cipriani nos comenta y analiza una coyuntura que va más allá del marco electoral municipal reciente", reporta Hans Alejandro Hernández.

Por: Hans Alejandro Herrera Núñez


Las últimas elecciones en Perú a nivel nacional para elegir autoridades municipales y regionales parecen demostrar una sola cosa: a Perú solo le depara la incertidumbre mientras el país se queda sin camino por dónde andar. Sin embargo aún hay esperanza. El ex candidato Javier Cipriani nos comenta y analiza una coyuntura que va más allá del marco electoral municipal reciente.

Las elecciones de hace unos días en Perú solo demostraron que la mayoría eligió seguir un camino sin camino. Mientras el gobierno del presidente Castillo entra en una nueva crisis, ahora formalizada la denuncia de la fiscal Benavides contra el mismo presidente de la República, el panorama político nacional ha quedado totalmente quebrado en un extraño mosaico donde los partidos nacionales ya no existen y va tocar gobernar las regiones partidos locales sin mayor alcance fuera de sus propios reducidos límites. Y lo peor de todo es que en la mayoría de listas ganadoras hay una escandalosa ausencia de cuadros políticos como técnicos.

El Perú se podría resumir en eso: no tiene horizontes y eso es un problema que puede llamar a otros problemas. Mientras tanto la crisis política agudiza la crisis económica.

En Lima, la capital del Perú, ganó alguien tan cómico como polarizante como es López Aliaga. Aunque empresario y todo, su principal rédito ha sido su carácter polarizante, que en una coyuntura crispada como la peruana, ha sabido cosechar en los votos. Ahora habrá que ver si tiene algo más que ofrecer ahora que asume la municipalidad más importante del Perú. Una comuna de diez millones de habitantes.

Un aspecto sintomático de estás elecciones es el caso de la candidatura de Cipriani como reflejo de una problemática más general. En primer lugar ser hermano del cardenal y candidato en un distrito burgués, puede ser un punto en contra. En un distrito obrero la cosa cambia. La Iglesia es más querida a medida que pasamos de un distrito de clase media a uno con problemas más urgentes. En el campo la estima por el cardenal Cipriani es más comparable a monseñor Romero en El Salvador. Puede ser sorprendente, y lo es, pero a la pequeña burguesía local no le gusta para nada mencionar esto. No es que Javier Cipriani fuese un candidato confesional, es que en Perú hay otras formas y otros tipos de discriminación. Llevo 28 años en el Perú como para entenderlo cada vez menos. Es como si hubiesen dos países, dos Perú: el real y el oficial. Los que no son amigos del cardenal son ese Perú oficial, ese que le da la espalda al Perú de los problemas reales, el que se impacienta y puede en un momento volver a estallar. Y bueno, eso pasa factura. No es todo culpa de nosotros los votantes, es que la democracia en Perú también se puede dirigir. El problema es que los poderes facticos, como la banca y los medios, son miopes y no se enteran de que cada vez empeoran más el panorama nacional. De ahí que desarrollen cordones sanitarios en los medios en intentos evidentes de evitar a toda costa el acceso al poder de políticos con posturas ajenas a una agenda más globalista. La victoria en Lima de López Aliaga se debe sentir desde el Perú como una afrenta al ego de quienes, abrazados a los nuevos dogmas importados, creen tener la razón. Está en López Aliaga aprovechar la oportunidad o perder el tren. Porque la historia no perdona a quien llega tarde.

Para el ex candidato Javier Cipriani al distrito de San Isidro hay todavía esperanza. Para él la situación es esta, estas elecciones no tienen mayor resultado, que dejarnos reflexionar. “Mañana es dentro de diez años (…) el éxito está garantizado en tanto utilicemos estas reflexiones para conseguir una unidad. La unidad no se consigue solamente en la mesa de votación. La unidad se consigue en el hogar , en la familia, en la fraternidad, la solidaridad. Si no somos solidarios el agua no va a llegar a los cerros que es lo que está hablando Rafael López Aliaga (el alcalde de Lima electo).”

Javier cuando era joven le tocó buscar esa unidad. De joven iba a las protestas contra la última dictadura militar que tuvo Perú. Y claro recibió palos y faltó poco para recibir también una bala.

El caso es que Perú está dividido, su derecha está totalmente desorganizada. Solo eso explicaría cómo dura tanto un gobierno tan incompetente como el de Castillo. La unidad de la que refiere Cipriani es una urgencia de seguridad nacional, es reencontrar eso que nos hermana a todos los que vivimos y formamos parte de Perú. Lo contrario es división, lo contrario es conflicto, lo contrario es polarización. Perú está enfrentado consigo mismo porque el país se ha polarizado ante la falta de opciones que pueden ofrecer los políticos. Simplemente en Perú no hay líderes. Es como un barco que navega a la deriva. Y adelante se avecina un iceberg a la vista.

Pero esto es pan de todos los días, también en Chile antes y después del referendum, en Brasil con sus elecciones entre Bolsonaro y Lula, en Colombia después de la elección de Petro, o Argentina, y la lista continúa. Encontrar la fraternidad en esa gran familia que es Perú y que desde hace años está rota es la única misión que tienen los que asuman la política.

Queda claro que Cipriani no se quedará tranquilo desde su casa viendo como el país se rompe cada año, cada mes, cada semana y cada día un poco más. Porque las pistas se parchan pero los países rotos ¿Cómo los pegas? Bienaventurados y éxitos a los hombres de buena voluntad, pero sobre todo de acción. Cinco son los dedos de una mano, separadas no son nada, pero juntas son un puño. Manos a trabajar.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

spot_img

También te puede interesar

Participe con su comentario

Hans Alejandro Herrera
Hans Alejandro Herrera
Consultor editorial y periodista cultural, enfocado a autoras latinoamericanas, Chesterton y Bolaño. Colaborador de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias