spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
miércoles, 04 de agosto del 2021

Interpelación ministra de Salud queda a medias y el de ANDA en espera

A la ministra de Salud, Ana Orellana, la Asamblea Legislativa le ha dado un respiro, pues la sesión ordinaria en donde está siendo interpelada, quedó abierta para continuar el lunes próximo a las 9 de la mañana. El juicio político es por la crisis de agua ocurrida a mediados de enero pasado.

spot_img
El presidente  de la Asamblea Legislativa, Mario Ponce, dio un receso hasta el lunes 17 a la 9 de la mañana, de la sesión ordinaria en la que está siendo interpelada la ministra de Salud, Ana Orellana y posteriormente el  presidente de la Administración Nacional de Acueductos Alcantarillados (ANDA), Frederick Benítez,  por la  contaminación de agua por algas a mediados del mes pasado que afectó a los habitantes del Gran San San Salvador y la lenta respuesta de las autoridades del Ejecutivo, que reaccionaron tres días después.

El proceso ha quedado en la fase de repreguntas. A la titular responsable de las políticas de salud pública, le entregaron un cuestionario de 10 preguntas. Cada grupo parlamentario tiene derecho a tres, que no pueden extenderse más de 5 minutos.

La ministra Orellana fue respondiendo una a una y posteriormente se entró a la fase de repreguntas. El interrogatorio se extendió por más de 4 horas y la funcionaria fue acompañada en todo momento por su equipo de asesores, en la mesa que fue instalada frente al pleno legislativo.

El 23 de enero el pleno acordó citar a ambos funcionarios a las Comisiones de Salud y a la de Medio Ambiente, pero nunca asistieron.

Las denuncias de la ciudadanía a través de las redes sociales se expandió y se quejaban de recibir agua "potable" con mal sabor y olor.

Ante la negativa de la ministra Orellana y el presidente de Anda, Benítez, los diputados tomaron la decisión el 30 de enero de interpelarlos y programaron la cita para el 15 de febrero.

Una interpelación es una herramienta de fiscalización al Ejecutivo que tiene el Congreso, junto con la acusación constitucional y con base en este caso, a lo establecido por el Reglamento Interior de la Asamblea Legislativa (RIAL).

La interpelación consiste en la citación a un ministro de Estado o cualquier funcionario, a presentarse ante los diputados para hacerle una serie de preguntas acerca de materias relacionadas al ejercicio de su cargo.

El objetivo de la interpelación es que el Poder Legislativo fiscalice al Ejecutivo, obligándolo a rendir cuentas acerca de un tema relevante que conlleva dudas.

El 21 de enero, cuando el presidente Nayib Bukele puso en marcha un plan contingencial para abastecer de agua a la población, no solo reconoció el complejo problema del agua. También pidió disculpas a la ciudadanía por los inconvenientes e instó a sus funcionarios a tomar en cuenta las opiniones de las personas fueran estas críticas o positivas.


Tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe


Y tal como estaba previsto, se llegó el día y los dos funcionarios que serían interrogados tenían, por obligación estar presentes, de lo contrario, y sino presentaban una justificación razonable, corrían el riesgo de ser destituidos, tal como lo establece el artículo 165 de la Constitución y el artículo 116 del Reglamento Interior de la Asamblea.

El presidente del Palacio Legislativo, Mario Ponce fijó las reglas para llevar a cabo la interpelación, a la vez que pidió respecto tanto para los funcionarios como para el público que llegó al pleno. "Esta presidencia no permitirá que haya maltrato a los funcionarios que este día serán interpelados", sentenció.

Luego, dio lectura al cuestionario previsto para la interpelación de la ministra de Salud Pública.

Cedió la palabra a la ministra Orellana para responder a las 10 interrogantes que son parte de su interpelación en la Asamblea.

La titular de Salud fue leyendo una pregunta y respondiendo de inmediato hasta terminar las 10 interrogantes.  El diputado presidente dio un pequeño receso y minutos después se entró de lleno al proceso de repreguntas que harían los parlamentarios.

Mientras, en el área de invitados, el Gabinete de Gobierno estaba pendiente y a la expectativa de lo que acontecía y, por supuesto para apoyar a la ministra de Salud. Entre ellas estaba la Comisionada Presidencial de Operaciones del Gabinete de Gobierno, Carolina Recinos.


Fue el diputado del Partido Demócrata Cristiano (PDC), Rodolfo Parker el primero en preguntar, a la titular de Salud respecto a la pregunta 1, en torno a los estudios de laboratorio hechos por el Ministerio de Salud sobre la calidad del agua potable que brinda la ANDA.

La segunda pregunta fue formulada por el diputado de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Donato Vaquerano. "Hemos escuchado su respuesta, pero dista mucho de lo que hemos visto los últimos días los salvadoreños, lo que hemos estado recibiendo es un líquito pestilente, maloliente; ¿si se han estado llevando los controles, como usded dice, entonces qué ha fallado?

Rina Araujo, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), le preguntó: "Señora ministra, ¿por qué se tardaron hasta catorce días en pronunciarse" ¿qué fue lo que a ustedes les limitó para declarar una emergencia nacional, si había más de un millón de salvadoreños recibiendo agua de mala calidad?

Pero el diputado Jorge Mazariego, del PDC, consideró que la titular de Salud, no tenía por qué haber sido interpelada. "Ella no debió haber sido convocada a esta interpelación y que la única razón del llamado al Pleno es porque la funcionaria no compareció cuando fue citada a la respectiva comisión para abordar la temática que ocupa". El legislador fue aplaudido por los funcionarios del Ejecutivo.

Cristina Cornejo, del FMLN manifestó que "se puso en riesgo la vida y la salud de los salvadoreños, de un millón 600 mil habitantes del área metropolitana de San Salvador". ¿Por qué le Ministerio de Salud no cumplió con el tema de garantizar la calidad del agua potable, tal como lo establece la ley?

En el receso de una hora que dio el presidente Ponce, los ministros que llegaron a respaldar a Orellana, cambiaron de estrategia y esta vez, cuando fue reanudada la plenaria, la ministra de Salud ya tenía en su equipo de asesores a dos personajes nuevos. La Comisionada Carolina Recinos y el ministro de Gobernación, Mario Durán. Cada pregunta que hacían los diputados Recinos escribía y le pasaba un papel a la ministra interpelada.

Los cuestionamientos siguieron por más de 4 horas y la titular Ana Orellana apenas  estaba respondiendo la repreguntas de la pregunta dos.

Una vez fue hecha la última pregunta, el presidente del Palacio Legislativo, Mario Ponce, decretó un receso de la sesión ordinaria número 88 que será reanudada el lunes a las 9 de la mañana.

La diputada de la fracción legislativa de ARENA, Marta Evelyn Batres, lamentó la suspensión de la sesión, ya que aseguró tenían el tiempo suficiente para seguir debatiendo.

Además, dijo que el objetivo de la plenaria era profundizar sobre la problemática que afectó a más de 1 millón de personas.

FMLN insatisfecho con las respuestas de la ministra


A la suspención temporal de la plenaria, la fracción legislativa del FMLN manifestó su inconformidad ante las respuestas que dio la funcionaria, las cuales fueron calificadas como deficientes, por parte de las parlamentarias de izquierda Elizabeth Gómez, Rina Araujo y Dina Argueta.

“Observamos al Ministerio de Salud desligarse de toda responsabilidad;  al mismo tiempo se contradice con el Presidente de la República quien aceptó la falta de reacción oportuna  de la crisis hídrica”,  expresó Araujo.

Por su  parte, la diputada, Nidia Díaz, informó que solo lograron resolver dos preguntas; en este sentido, dejó claro que son preguntas estudiadas y no sacadas de los cabellos.

“La ministra ha mentido en una serie de puntos y ha caído en situaciones que no puede tener respuesta, lo que ha dejado respuesta ambigua”, indicó.

Gobierno asegura que interpelación es un acto político


Mientras tanto, la comisionada presidencial de Operaciones y Gabinete de Gobierno, Carolina Recinos, criticó la interpelación que, si bien es “legal”, consideró es “un acto esencialmente político”.

"Nos parece importante que la Asamblea, cumpliendo con sus derechos convoque a esta plenaria, pero nos parece increíble que no haya sido capaz de convocarse para aprobar los $109 millones que, igual que el tema del agua, el tema de disminuir la violencia y tener las herramientas y recursos para seguir asegurando a nuestra población la vida en paz, es también importante".

La ministra de Salud, a través de la cuenta de la Secretaría de Prensa de la Presidencia, "lamenta que la diputada Rina Araujo del FMLN, no pueda diferenciar entre crisis del agua y crisis de salud pública.

"Las leyes las hacen ustedes, no se les olvide, pero nosotros con gusto podemos ayudarles a legislar", refutó Orellana.

Facetas de la interpelación


Gabinete de Gobierno sigue de cerca la interpelación de la ministra de Salud Ana Orellana.

Comisionada Carolina Recinos, le escribe a la ministra de Salud lo qué debe responder.

Diputada Martha Evelyn Batres de ARENA ha colocado un rótulo en su curul.

Pleno legislativo durante el desarrollo de la sesión ordinaria número 88.


LEA TAMBIÉN: Interpelación en medio de choque entre dos poderes del Estado


spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias