spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
miércoles, 28 de julio del 2021

Incremento al salario mí­nimo, asignatura pendiente

Según informes, El Salvador es el paí­s tiene la mano de obra más productiva de la región, precedido solo por Costa Rica, pero con los salarios mí­nimos más bajos, comparables únicamente con Nicaragua

spot_img

Tras varios meses debatiendo un posible incremento al salario mí­nimo y ante un gran consenso sobre la necesidad que tiene la población de aumentar su poder adquisitivo para mejorar su calidad de vida, el tema parece mantenerse  entrampado. Esta situación puede tender a dilatar una jugada que según economistas no implica únicamente un costo como lo han señalado algunos sectores empresariales sino que por el contrario, podrí­a dinamizar la economí­a generando demanda y mayor producción.

Al estancamiento observado de este proceso se suman nuevos elementos  que podrí­an alejar la consolidación de un incremento.  Recientemente, se conoció en el periódico digital El Faro, un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) que estima que tras el cambio al nuevo sistema de cuentas nacionales que se basará en el año 2005 y ya no en 1990, habrí­a una reducción del  14.4 % en el Producto Interno Bruto (PIB).  Con base en datos de 2015, el PIB serí­a entonces deUS$3,722 millones menos de lo estimado en los informes oficiales y corresponderí­a a US$22,128 millones y no US$25,850 millones contabilizados.

“La situación es complicada sobre todo cuando el PIB podrí­a tener una sobreestimación, esto deberí­a suponer una revisión más detallada y técnica de cara a un posible aumento al salario,  puesto que este panorama tiene una vinculación estrecha con los niveles de productividad “acotó el economista Rommel Rodrí­guez  en conversación con ContraPunto.

Aunque el  Banco Central de Reserva (BCR) no lo ha confirmado y habrá que esperar su informe respectivo al final de este año, desde la perspectiva de Rodrí­guez,  este serí­a un nuevo elemento técnico a valorar  de cara a una aprobación del incremento al salario.

Según Rodrí­guez, pese a que un incremento al salario podrí­a mejorar el poder adquisitivo de muchas personas y por consiguiente fortalecer la demanda y reactivar el circuito económico el economista  indica que es necesario el estudio técnico de las condiciones. La posible sobreestimación del PIB,  podrí­a desencadenar  un nuevo diálogo o negociación a juicio del economista.

Sumado a la incertidumbre que plantea este panorama, Rodrí­guez apuntaló también que la elaboración de polí­ticas públicas, análisis técnicos y económicos  en el paí­s, tienen una base frágil en el tema de las estadí­sticas, las cuales deberí­an ser un fuerte en estos procesos que son clave para diagnosticar la situación de un paí­s.

Un segundo elemento que puede continuar dilatando la aprobación del aumento del salario mí­nimo es el anuncio del  Ministerio de Trabajo dando a conocer que se prepara la convocatoria a los sindicatos y asociaciones de trabajadores, para renovar la representación laboral en el Consejo Nacional del Salario Mí­nimo (CNSM), ya que prescribieron las credenciales que tienen una duración de dos años.  También se renovará la representación empresarial. Esta convocatoria será hecha por la titular del ramo ya que el reglamento del Consejo la mandata para tal efecto.

Por otro lado, la Ministro de Trabajo informó que paralelo a la convocatoria se está solicitando a la Organización Internacional del Trabajo,  OIT, para que acompañe y brinde asesorí­as en un mecanismo que agilice y mejore la calidad de los procesos en esta materia.

Un acuerdo sin acuerdo final

El pasado mes de junio, el CNSM llegó a un acuerdo de un incremento del 15 % diferido en tres años (5 % anual) pero a este dí­a, el proceso continúa estancado, sin poder ser aplicado debido la falta del aval final de la ministra de Trabajo Sandra Guevara.

El acuerdo fue tomado por la empresa privada y la parte sindical, por su parte el Gobierno no avaló la propuesta por considerar que viola los derechos humanos y la Constitución de la República, alegando que el aumento de 15% es insuficiente.  La aprobación de estos porcentajes responde a la propuesta hecha por la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP).

Al inicio del estudio para el incremento, el CNSM recibió alrededor de 11 propuestas entre ellas las de la ANEP, la de sindicatos, organizaciones civiles y la gubernamental. Las ONG proponí­an un ajuste salarial de hasta US$300 para el sector agropecuario y de US$300, US$400 y hasta US$500  para las empresas del área urbana.

La ANEP  planteó un incremento gradual de 15% y en su momento sostuvo que un incremento que no esté acorde a la capacidad de las empresas podrí­a desembocar en desempleo o en el incremento de algunos precios de la canasta básica por los costos del nuevo ajuste.

Por su parte el Gobierno elaboró una propuesta que buscaba  la homologación de nueve diferentes salarios mí­nimos actuales para la zona urbana y  rural, ascendiendo a los US$300 en la zona urbana y en la zona agrí­cola a US$250.

El ejecutivo alegó como “fundamento” ocho variables económicas que datan de 2014 y 2015 entre las que destacaban el crecimiento de las exportaciones totales en 4,8%, 45% de crecimiento de las exportaciones de café y las de azúcar y maquilas con un aumento de 8.8%. También hubo un aumento en la inversión pública y privada y en las importación de bienes de capital. Además afirmó  que la economí­a goza de una buena estabilidad monetaria y de estabilidad en los precios.

La necesidad latente de un incremento

En torno al caso, entidades como OXFAM han remarcado que aumento al salario mí­nimo es urgente para que más población logre cubrir la canasta básica ampliada y redistribuir los ingresos. De acuerdo con el organismo, en El Salvador con el salario mí­nimo actual sólo se logra cubrir el 66% de la canasta básica ampliada, por lo que es urgente un aumento.

Información proporcionada por la Dirección General de Estadí­sticas y Censos (DIGESTYC), que muestra que  con el costo de la vida o canasta básica ampliada que ronda los US$403.01 dólares en el área urbana y US$286.44 en el área rural, aún con el aumento de 15% habrí­a sido difí­cil cubrir este estándar.

En esta misma lí­nea, OXFAM también ha señalado que una polí­tica salarial equilibrada  también contribuye a la redistribución del ingreso, es básico que los paí­ses logren tener salarios que le permitan tener a la población acceso a servicios básicos fundamentales.

La economista Julia Evelyn Martí­nez, explicó que no se puede dejar de lado que  el salario mí­nimo cumple muchas funciones, entre ellas garantizar condiciones de  justicia social, estabilidad económica expresada en la armoní­a entre capital y trabajador y así­ mantener una demanda efectiva para que las empresas mejoren sus resultados económicos: “más demanda,  mayor facturación ingresos y eventualmente mayor ganancia”, mencionó.

Martí­nez consideró también que históricamente una de las mayores retrancas en el tema del salario mí­nimo ha sido la clase empresarial salvadoreña, que se ha caracterizado por no reconocer la urgencia de mejorar el salario mí­nimo, para que la población pueda satisfacer ““en la medida de lo posible- las necesidades básicas.

Otra de las problemáticas que preocupan y  que podrí­a atajar un posible incremento, según Martí­nez, es la tendencia que parece darse hacia el empobrecimiento de la clase trabajadora:  “Lo que observamos en el mundo entero es que tener un empleo ya no es sinónimo de  no ser pobre y  si queremos romper con esta tendencia, hay instrumentos para ello, el salario mí­nimo es uno de esos si se hacen ajustes razonables, que van más allá de los que propone la ANEP” dijo.

La necesidad de un incremento digno y la urgencia de que la población mejore su capacidad adquisitiva en pro de su calidad de vida son evidentes. No obstante, más allá de la discusión sobre cuánto será el incremento, ante el panorama  planteado parecerí­a que el tema del salario mí­nimo seguirá siendo lo expresado al inicio: una asignatura pendiente sin una fecha concreta de aplicación.

*El presente trabajo se realizó en colaboración con la economista Elcira Beltrán

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias