spot_img
spot_img

Honduras: peligro para defensores ambientales

¡Sigue nuestras redes sociales!

Al menos 123 defensores del medio ambiente han sido asesinados

Honduras, es el lugar más peligroso del mundo en el que defender los derechos sobre la tierra y el medio ambiente. Con ocho millones de habitantes, registra  la mayor cifra per cápita del mundo de asesinatos de activistas.

El informe “Honduras: el lugar más peligroso para defender el planeta”, revela que desde el golpe de Estado de 2009, al menos 123 defensores de la tierra y el medio ambiente han sido asesinados. Además este no es  el único instrumento que se usa para silenciar a quienes adoptan una actitud firme; activistas más y sus familias enfrentan amenazas e intimidaciones constantes, ataques fí­sicos y cargos falsos, así­ como a daños a su tierra y sus propiedades.

Investigaciones de Global Witness, dejan en evidencia que algunas industrias respaldadas por élites polí­ticas y empresariales han incumplido leyes, han sobornado a funcionarios y han pasado por alto las exigencias de los pueblos de ser consultados sobre los proyectos que afectan a su tierra.

Se sospecha que estas industrias han encargado a guardas de seguridad privados, la policí­a, el ejército y sicarios que ataquen con la intención de silenciar a quienes alcen la voz.

Lea más: Berta Cáceres asesinada por la máquina productiva capitalista

Sin embargo, las investigaciones dejan al descubierto un paí­s cuyo sector de los recursos naturales está dividido por la corrupción y los delitos y donde los derechos humanos, especialmente los de su población indí­gena, han sido sacrificados en nombre del desarrollo.

El documento destaca que la corrupción generalizada, la promoción de los intereses comerciales y empresariales antes que los derechos humanos, la impunidad de los atacantes y la estigmatización y criminalización de los activistas se combinan para crear un cóctel letal para cualquier persona que intente defender su tierra o el medio ambiente en Honduras.

Aunque el Gobierno hondureño ha adquirido numerosos compromisos internacionales de garantizar la seguridad de los activistas de derechos humano, en lo que respecta a medidas concretas, el Estado ha sido lamentablemente ineficaz o incluso deliberadamente negligente.

Los ataques a los activistas hondureños se perpetúan por una red de corrupción e impunidad y la falta de protección estatal los facilita, pese a esto, Global Witness asegura que las causas del conflicto yacen en el incumplimiento constante de una consulta adecuada a las comunidades locales sobre el uso de su tierra para iniciativas empresariales.

Lo más lamentable es que “en ocasiones contadas, se detiene al atacante, pero casi nunca se castiga a quienes encargan los asesinatos: la impunidad es la norma”, indica el estudio.

Finalmente, el documento remarca que  las instituciones estatales hondureñas tienen la obligación de consultar a las comunidades, proteger a los activistas e investigar los delitos contra ellos.

“En unas cuantas ocasiones, así­ lo han hecho pero, en la mayorí­a de los casos, el Estado cierra los ojos ante los asesinatos y los abusos de derechos humanos. En el peor de los casos, colabora e instiga activamente estos actos”, indica el informe.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias