spot_img
spot_img
martes, 18 de mayo del 2021

¿Hací­a donde va el agro en El Salvador?

Sectores coinciden en la importancia de buscar visiones estratégicas para adaptarse a las condiciones originadas por el cambio climático que ya pasan factura al agro salvadoreño

spot_imgspot_img

El ministro de Agricultura y Ganaderí­a, Orestes Ortez, manifestó este miércoles que hay que seguir estimulando el sector agropecuario del paí­s como rubro primario por excelencia en medio del panorama gris tras el impacto del fenómeno del niño y el cambio climático.

El funcionario aseveró que el agro es la primera plataforma para el desarrollo y en el sistema económico de cualquier paí­s. Explicó que actualmente, en El Salvador el sector transita por un periodo “difí­cil”.

“Estamos viviendo un periodo muy difí­cil, el embate del fenómeno del niño que comenzó enero del 2014 y se desvanecerá en el mes de junio ya tiene impacto en la diversas actividades que se desempeñan en el paí­s. La adecuación a esta nueva realidad es imprescindible y debemos sumarnos todos los sectores a asumir el reto”, dijo.

Según el Ministerio de Agricultura y Ganaderí­a (MAG), los impactos del fenómeno no solo se perciben en la producción de café y azúcar, también ya se hacen sentir en la ganaderí­a, apicultura, producción de maí­z, arroz y frijoles.

El titular de la cartera reiteró el llamado a enfrentar el fenómeno y adoptar el desafí­o que demanda la adaptación al cambio climático En medio de las dificultades el sector agropecuario está ahí­”, añadió.

Ortez también señaló el esfuerzo de la banca por acompañar a los sectores más vulnerables a raí­z de los fenómenos. “Es necesario seguir apoyando el agro salvadoreño, seguimos trabajando por contener embate de la rolla, renovar parque cafetalero y promover negocios de café a nivel mundial y trabajamos en la mejora de semillas”, expresó.

En tanto, el presidente de la Cámara Agropecuaria y Agroindustrial de El Salvador (CAMAGRO), Mario Salaverrí­a, aseguró que el sector agropecuario e industria juegan un rol fundamental para el desarrollo socioeconómico del paí­s, y en el Producto Interno Bruto (PIB), ambos contribuyen en un 23%.

La producción en estos ámbitos tiene un impacto en empleo, crecimiento economí­a y además estimula diversas cadenas productivas dijo Salaverrí­a a la vez que apuntaló las problemáticas que afectan a nivel interno y externo.

“Los bajos precios internacionales, la inseguridad en el cambo, plagas, enfermedades y el fenómeno del niño han afectado, reflejando una baja en la producción agrí­cola y amenaza la generación empleo”, sentenció.

Desde su perspectiva y en coincidencia con el ministro las dificultades internas externas, necesitan ser enfrentadas con una visión estratégica por parte de todos los sectores claves; trabaja sector productivo, financiero Gobierno para coordinar esfuerzos para sacar adelante la actividad productiva.

Un informe de la organización OXFAM, publicado en 2015, lanzó una advertencia por el mayor impacto en agricultura por la recurrente sequí­a en el paí­s. La entidad enfatizó que en 2014 hubo un 80 % de daños en los cultivos en las zonas más afectadas por la falta de lluvia, principalmente en el oriente del paí­s, y los pequeños y medianos agricultores perdieron el 38 % de sus ingresos anuales.

El Salvador fue uno de los paí­ses que más producción perdieron por la falta de lluvia: 2,600,000 quintales de maí­z blanco y 86,107 quintales de frijol rojo en la primera cosecha.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias