sábado, 25 mayo 2024
spot_img
spot_img

GP 021 Bajo ataque

¡Sigue nuestras redes sociales!

"Los logros democráticos salvadoreños incomodan al gobierno norteamericano y sus acreedores, de quienes recibe sanciones y recortes de ayuda, e inventan la lista Engels": Ernesto Panamá.

spot_img

Por Ernesto Panamá


¡Porque ellos lo dicen, ¿es la verdad?! Debemos obedecer, ¿o sufriremos sus sanciones?

Si como gobierno no te sometes, te cortarán la “ayuda económica”, financiarán a la oposición política o armada, implementarán campañas de propaganda en tu contra a nivel mundial y, en última instancia, lacayos dirigentes de otros países se sumarán al desprestigio. Si el liderazgo rebelde no se somete, podría ser eliminado como lo fueron Arafat, Ungo, Duarte, d´Abuisson, Chávez y otros.

En anteriores escritos he afirmado esto: Nuestra libertad, soberanía e independencia no están consolidadas. Nuestros logros democráticos se contraponen al sistema liberal o global, el que busca establecer el gobierno mundial, convirtiendo a las naciones en colonias del mundo unipolar.

Quienes controlan el manejo del papel moneda se creen “seres superiores”, emplean el dinero FIAT para establecer el sistema que controlará a la humanidad, pagan medios de difusión para controlar nuestras mentes, provocan guerras para diezmar la generación contraria a la desculturización, endeudan gobiernos e instrumentan el papel moneda como arma de chantaje al congelar fondos de gobiernos o prohibir a otras naciones comerciar con el gobierno rebelde. Este sistema unipolar, pierde terreno en siglo XXI.

La nación salvadoreña democráticamente elige en 2019 a su presidente; en 2021 elige la primera Asamblea Legislativa con mayoría absoluta de la historia y constitucionalmente elige la primera Corte Suprema independiente.

La Corte Suprema aprueba la reelección presidencial. La injerencia norteamericana condena esta decisión soberana, de lo que hacen eco en los países neocolonialistas del G7.

Nuestro gobierno y los tres poderes del Estado apoyan las medidas necesarias para restablecer nuestra independencia económica y se legaliza el bitcoin como moneda de curso legal, acción que desata nuevas protestas y condenas de instituciones financieras pertenecientes a estados sometidos a los deudores.

Los logros democráticos salvadoreños incomodan al gobierno norteamericano y sus acreedores, de quienes recibe sanciones y recortes de ayuda, e inventan la lista Engels, pues “los ignorantes salvadoreños decidieron terminar con el corrupto sistema que, desde el exterior, regía su destino”.

La democracia salvadoreña desafía al control y provoca pérdidas económicas al sistema monetario FIAT o sistema unipolar, quien endeuda y rige la mayoría de los gobiernos en el mundo.

El Salvador, desde 2019, mantiene su frente en alto, demostrando con resultados que las predicciones y sanciones impuestas por nuestros detractores han fracasado.

Pagamos más de 800 millones de deuda, vivimos en un país seguro, con creciente turismo, exportaciones, ingresos fiscales y mejor educación. El crimen, el contrabando, la corrupción se reducen, el nivel de vida aumenta, nuestros emprendedores se multiplican y nuestros hermanos y extranjeros invierten en nuestro El Salvador.

Nuestros logros hacen crecer el rechazo del gobierno en Washington D. C., quien renueva los ataques calumniando a los líderes de nuestro gobierno e instrumenta a serviles gobernantes sometidos aún a la corrupción.

A los gobiernos norteamericanos los salvadoreños nunca le importaron; ellos diseñan e implementan la guerra que eliminó a 70,000 salvadoreños y envían a pandilleros y mareros, quienes asesinan a más de 100,000 salvadoreños desestabilizando a nuestros gobiernos, acciones que obligan la migración al Norte en donde son explotados como mano de obra ilegal, ¡negocio productivo para corruptos políticos y empresarios!

En 2023 tras desarrollar elecciones en 2019 y 2021los salvadoreños vivimos, trabajamos e invertimos en El Salvador, ya no abandonamos nuestra familia.

Pero la Casa Blanca, molesta con nuestros logros, afirma que los terroristas encarcelados son “presuntos criminales”, a la vez que las ONG de Georgesoros y de derechos humanos abogan por los criminales y finalmente acusan a nuestro gobierno de negociar con los terroristas. La hipocresía liberal es cómplice, y calló ante la muerte 170,000 salvadoreños. ¿Están furiosos por las pérdidas en el negocio de venta de órganos de migrantes desaparecidos, la reducción de mano de obra a explotar, y por la baja en la rentabilidad de la venta de droga y el lavado de dinero?

Las pérdidas de la banca explotadora, de contrabandistas, de exportadores y vendedores de drogas, el fin de comisiones a funcionarios norteamericanos por aprobaciones de créditos y la reducción de la deuda, son pérdidas que enfurecen a los acreedores de la Casa Blanca, su corrupto sistema liberal y su títere Biden presiona para volver al pasado.

Salvadoreños, nuestro presidente está en la mira de los corruptos y el futuro de nuestros hijos y nietos depende mantenernos unidos.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Ernesto Panamá
Ernesto Panamá
Columnista de ContraPunto, Escritor salvadoreño; Máster en Edición, con 13 obras publicadas

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias