spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 27 de julio del 2021

Gobierno venezolano rechazó liberar a presos polí­ticos

El Gobierno de Nicolás Maduro dijo que las recomendaciones de la ONU son "sesgadas, confusas, polí­ticamente mal intencionadas"

spot_img

El gobierno de Venezuela rechazó las 81 recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para mejorar los derechos humanos. En estas se incluí­a la petición de liberar a presos polí­ticos y entablar un dialogo con la oposición. El documento habí­a sido formulado en el marco del llamado “Examen Periódico Universal” (EPU) que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU lleva a cabo y en la que participan todos los Estados una vez cada cuatro años.

Los paí­ses examinados en el EPU reciben recomendaciones de los otros Estados. Al final deben pronunciarse si las aceptan o no. La comparecencia de Venezuela fue en noviembre de 2016, pero tení­a plazo hasta hoy para responder. Los rechazos incluyen 28 recomendaciones sobre las cuales Venezuela se limitó a un “toma nota”, formula que en la práctica de la ONU es también considerada un rechazo.

Las exhortaciones para liberar personas detenidas por motivos polí­ticos no aceptadas por Venezuela fueron presentadas por Australia, Brasil, Irlanda, Canada, España y Estados Unidos. Reino Unido pidió al gobierno bolivariano concretar “un diálogo constructivo con la Asamblea Nacional, con resultados convenidos en materia de desafí­os económicos y de gobernanza para julio de 2017”, pero el gobierno de Nicolás Maduro declinó asumir el compromiso.

Francia abogó por “restaurar lo antes posible las prerrogativas del Parlamento electo”; y Estados Unidos, solicitó “un diálogo entre todos los venezolanos, incluida la oposición, para resolver las divisiones polí­ticas, la crisis económica y la situación humanitaria”. Asmimos, pidieron “respetar el derecho constitucional de los ciudadanos a convocar un referendo revocatorio, permitiendo la reunión de firmas necesarias para ello”, demandas repudiadas por el gobierno Maduro.

Venezuela desestimó los requerimientos de Brasil, Uruguay y Georgia para que reconsidere “su decisión de retirarse de la Convención Americana sobre Derechos Humanos”, y el de Perú, para que elimine “la instrucción premilitar en las escuelas”. Liechtenstein sugirió a Maduro la creación de “un mecanismo independiente de supervisión” de los servicios de inteligencia, y España hacer “un uso proporcional de la fuerza durante las protestas”. Todas las peticiones fueron rechazadas.

Venezuela tampoco aceptó la recomendación de Suecia a “asegurar la cooperación con actores internacionales que ayuden a combatir la situación de inseguridad alimentaria y de salud pública”, una inquietud además recogida por Alemania, Canadá e Islandia. Igualmente sucedió con la petición por garantizar la libertad de expresión, en la que coincidieron coincidieron Letonia, España, Canadá y México.

Venezuela, que es uno de los 47 Estados que constituyen este año el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, tildó al conjunto de recomendaciones rechazadas de “sesgadas, confusas, polí­ticamente mal intencionadas, elaboradas sobre bases falsas y contrarias al espí­ritu de cooperación y respeto que debe prevalecer”, en este tipo de exámenes en Naciones Unidas.

spot_img

También te puede interesar

Juan Gasparini
Corresponsal de ContraPunto en Suiza - ONU-DDHH, escritor y experto en Derechos Humanos. Ex preso político de la dictadura en Argentina
spot_img

Últimas noticias