spot_img
spot_img
sábado, 18 de septiembre del 2021

Funes asegura que pagó deudas con sobrantes de donativos

Desvinculó a Vanda Pignato de las acusaciones sobre pago de deudas al iniciar su gestión presidencial

spot_img

El expresidente salvadoreño Mauricio Funes, aseguró que ha presentado pruebas que afirman que las deudas personales tanto de él como de su exesposa, Vanda Pignato que fueron canceladas al inicio de su gestión presidencial, las pagó con fondos sobrantes de las donaciones que recibió el movimiento “Amigos de Mauricio” para financiar su campaña presidencial en 2009.

“Todos aquellos que trabajaron en mi campaña, no solo del FMLN sino también del movimiento Amigos de Mauricio, se dieron cuenta que yo recibí­a donativos en efectivo o en cheques desde un dólar hasta 50 mil dólares. No todo se ocupó durante la campaña. Al inicio de mi gestión presidencial recibí­ por parte de dicho movimiento los fondos sobrantes y los usé para pagar alguno de los gastos que ahora Probidad pregunta de dónde salieron los recursos”, explicó Funes durante una entrevista matutina de canal 12.

La Cámara Segunda de lo Civil de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) admitió el pasado 7 de mayo una demanda civil por enriquecimiento ilí­cito que asciende a $$728,329.74 en contra de Funes, su hijo, Diego Funes, y su exesposa y actual secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato.

Además desvinculó a Pignato de las acusaciones sobre pago de deudas al iniciar su gestión presidencial. "Vanda no tení­a ingresos, trabaja ad honorem en la Secretarí­a, soy yo quien tiene que justificar el dinero", aseguró Funes.

Entre las inconsistencias detectadas se encuentran pagos de deudas, compra de vehí­culos  de lujo y gastos excesivos, los cuales según Probidad, no estaban al alcance de las capacidades económicas del exmandatario.

“En la observación que hizo inicialmente la sección de Probidad me agrega 700 mil dólares cuando 180 mil de ellos corresponden a salarios percibidos durante un año en una empresa privada, después de la presidencia de la República; y 150 mil corresponden a ingresos que percibí­ como producto de mi candidatura a la presidencia. Esos dineros no deberí­an haber sido incluidos en el dictamen de Probidad ni por la Fiscalí­a General de la República”, explicó.

Funes cuestionó porque la sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) inició de manera inmediata una investigación de enriquecimiento ilí­cito en su contra, pero no actuó de la misma forma con exfuncionarios de los gobiernos anteriores.

“Llama la atención que en la lista de exfuncionarios que estaban investigando Probidad no aparece ningún promitente dirigente de ARENA. Hay alcaldes de ARENA que llevan como nueve periodos y no están siendo auditados; hay funcionarios de la administración Saca como la diputada Ana Vilma de Escobar que fue vicepresidenta de la República. ¿Por qué no se le ha abierto una auditoria si mi Gobierno presentó un aviso ante la Fiscalí­a por el manejo del fideicomiso FECEPE?”, cuestionó.

Asimismo Funes recalcó que no existe ninguna orden de detención en su contra ni ninguna restricción de carácter migratorio ni laboral, y que actualmente se dedica a la producción audiovisual y al marketing polí­tico.

“Yo sigo viviendo en El Salvador. Mi arraigo laboral y migratorio es El Salvador”, sostuvo el exmandatario.

Mauricio Funes aclaró que su acusación es de tipo civil y no penal, y comparó su proceso con el que actualmente tiene a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff separada de sus funciones por acusaciones de maquillaje fiscal y sobornos; Funes alega que es una campaña de desprestigio polí­tico en contra del FMLN de cara a las próximas elecciones.

spot_img

También te puede interesar

Mario Beltrán
Periodista sección PolÃítica en ContraPunto. Graduado de Comunicaciones en Universidad Cristiana de las Asambleas de Dios.
spot_img

Últimas noticias