spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
viernes, 23 de julio del 2021

Francisco Jovel: una alianza oportunista entre FMLN y Bukele no funcionarí­a

Dice que debacle electoral responde a varios factores, entre ellos, funcionarios encumbrados y falta de capacidad para manejar alianzas

spot_img

Francisco Jovel fue uno de los fundadores del movimiento insurgente y uno de los cinco comandantes del FMLN durante la guerra civil interna. Dice que él y su familia fueron expulsados del FMLN en 2003, aunque advierte que nadie puede sacarlo porque es uno de los constructores del partido.

Dice que ese instituto polí­tico tiene cuesta arriba la campaña presidencial, y que debacle electoral responde a varios factores, entre ellos, funcionarios encumbrados y falta de capacidad para manejar alianzas que derivó en la expulsión de Nayib Bukele.

                                                 ***

Tras una derrota electoral tan contundente como la del 4 de marzo ¿Qué podrí­a estar pasando al interior del FMLN en este momento?

Soy del pensar que del año 2000 a la fecha el FMLN tomó un rumbo equivocado al convertirse en una maquinaria electoral, dejando de lado su carácter de partido con profundas raí­ces en el movimiento social de base tanto urbano como rural.

La actual derrota no es la única derrota que ha sufrido. Desde que ganó la Presidencia Mauricio Funes, ha venido en una disminución del respaldo popular.

Lo que se esperaba de parte de la militancia y simpatizantes, se fue deteriorando aceleradamente y cuando finaliza el gobierno Funes, afortunadamente el deterioro no habí­a llegado al punto de una derrota electoral, y se ganó la Presidencia con un muy limitado margen a favor. Pero en las elecciones de alcaldes y diputados del 2015 se sufrió una importante derrota. Era el momento en el cual se debió haber hecho un cambio profundo de forma de organizar al partido y de reorganizar su dirección, pero no se hizo.

Las consecuencias de esa negligencia ha sido la derrota terrible que ha sufrido. No es un asunto de un rayo en verano. El invierno ya generaba rayos previos al huracán.

Lea también: El trí­o del FMLN que pide alianza con Bukele

La población ya no cree en el segundo gobierno de izquierda según encuestas ¿Qué le pasó al segundo gobierno de izquierda?

Una serie de dirigentes del Frente que se han encumbrado y se han colocado como en una tarima bien alta donde no escuchan a la gente, ni la gente los escucha a ellos. Es un reclamo que la gente ha venido haciendo de manera directa.

Pero también ha habido una falta de claridad sobre cuál es el proyecto real que impulsa el FMLN en términos estratégicos. Por ejemplo, tuvieron un congreso que fue prácticamente a escondidas, nunca hubo una discusión amplia y transparente de los documentos. Por qué no tener un debate abierto con la membresí­a y también con el adversario. Si el planteamiento de un congreso no puede mantenerse en secreto.

Por otro lado, ha habido casos progresivos que han llevado a la expulsión y exclusión de miles de miembros del FMLN. El padrón lo han reducido entre 20 0 25 mil personas, cuando su padrón en los años 1990 era de muchos miles de personas más. Mucha gente se ha sentido excluida y muchos de ellos son viejos miembros militantes e incluso excombatientes del FMLN tanto del campo como la ciudad.

Vea también: La gente duda de los cambios del GOES

¿Es normal que tras una derrota surjan voces exigiendo cambios, y que inmediatamente sean calladas en el FMLN?

Ese es otro gran error, la intolerancia a la crí­tica. El otro gran error que ha permanecido es la vieja enfermedad senil del hegemonismo. Un grupo de dirigentes se han convertido en pseudo dueños de una organización de gran trayectoria popular como es el FMLN, y eso ha dado lugar a la exclusión, es una manera de imponer su punto de vista de manera fraudulenta, mañosa que ha llevado a la derrota.

El partido profundizarí­a su derrota en los próximos eventos electorales si no corrige esos graves errores

¿Cuál es el panorama polí­tico electoral del partido a 10 meses de las elecciones presidenciales?

El panorama es riesgoso, difí­cil y cuesta arriba. Pareciera que quienes están enquistados en la dirección superior del partido les interesa más quedarse en la conducción, que corregir los graví­simos errores que han convertido al FMLN en un partido que nace fundamentalmente popular, en una maquinaria electorera en la que todos los cálculos que se hagan y todo el trabajo  que la gente hace, es electorera. La gente está ahí­ por buscar un puesto, un chance, que por ejecutar una concepción, una lí­nea o programa de gobierno.

Lea también: “Conflicto entre Lorena Peña y Bukele agudizó caos del FMLN”

La cúpula ha dicho que no renunciarí­a a sus cargos

Lo menos que puede hacer un organismo de dirección después de una situación como la actual, es de manera amplia, someter su condición de dirigentes, a la evaluación de sus miembros. Y será la base que supuestamente es la que ellos representan, la que debe estructurar de abajo para arriba. Los dirigentes no son dueños del partido sino representantes de la base.

Que las bases no se sientan amenazadas que si manifiestan una opinión pueden perder el empleo, ser excluidos, sometidos a condición de desprestigios, ser acusados de traición, u otro tipo de tonterí­as. Lo que se necesita de los dirigentes es una profunda autocrí­tica y someterse a la opinión de la base

¿Se equivocaron al expulsar a Bukele?

Indudablemente que fue un error porque demostraron incapacidad de llevar adelante el trabajo y polí­ticas de alianza. No han sabido manejar las polí­ticas de alianzas, y en vez de ampliar las posibilidades del partido, las han achicado.

Se ganó la Alcaldí­a de San Salvador con Bukele, porque se adoptó una polí­tica de alianzas correcta. Sin él, no se hubiera ganado, sobre todo porque dos perí­odos anteriores las habí­an perdido. Y quedó demostrado en la última elección

La incapacidad de manejar correctamente la polí­tica de alianzas, lleva a la incapacidad de consolidar el ví­nculo con Nayib. Incluso hay sectores empecinados de dirigentes del Frente que han creado la imagen que él es un enemigo. Ellos han sembrado la situación en que se encuentra el partido.

A una de las cosas que le tiene que prestar atención los principales dirigentes del partido es el hecho que muchí­sima gente del FMLN está moviendo la vista hacia Nayib como una alternativa frente al deterioro del FMLN.

¿Le vendrí­a bien una alianza al FMLN con Bukele?

Para hablar de alianzas primero tendrí­a que haber una amplia, sensata y desapasionada discusión sobre qué es lo que una alianza así­ se propone. Porque si se hacen aliados así­ nomás, o se hace alianza con espí­ritu oportunista, eso no funciona. Las alianzas deben ser muy evaluadas detenidamente.

Lo mismo sucedió con la alianza con Mauricio Funes. Hicieron alianzas con el movimiento “Amigos de Mauricio” pero nunca se supo exactamente cuáles eran las bases sólidas de esa alianza.

El FMLN habí­a hecho un programa de gobierno, incluso me pidieron colaboración y lo hice. Sin embargo, ese programa no era conjunto con Mauricio Funes, por lo que después, Funes impulsó su desconocido proyecto a lo que vaya saliendo, y el programa que habí­a elaborado el FMLN, quedó como letra muerta.

spot_img

También te puede interesar

Mario Beltrán
Periodista sección PolÃítica en ContraPunto. Graduado de Comunicaciones en Universidad Cristiana de las Asambleas de Dios.
spot_img

Últimas noticias