spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 27 de julio del 2021

FMI advierte al Estado que debe ser mesurado con los gastos

Para el Fondo Monetario Internacional, es importante hacer un estudio profundo del Presupuesto 2020 y la adquisición de deuda que pueden poner en riesgo al país.

spot_img

Fue una visita de cortesía en la Asamblea Legislativa, en donde representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI), se reunieron con diputados de la Comisión Política y de la Comisión de Hacienda, para tratar el tema presupuestario, pero también de endeudamiento.

Los delegados del organismo financiero internacional se encuentran en el país para sostener reuniones con funcionarios públicos y ver cómo marchan las proyecciones de las partidas de gastos.

Alina Carare, jeja de la Misión para El Salvador, Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, comentó que uno de los puntos que les interesa saber es la relación que existe entre el Ejecutivo y el Legislativo, ya que los inversionistas extranjeros no solo están interesados en los planes gubernamentales, sino también en la relación entre los dos Poderes del Estado. Pero hay más inquietudes. Carare agregó que si bien la economía marcha bien, a escala mundial está pasando por un período de desaceleración y para el caso, en el segundo trimestre, la tasa de crecimiento de El Salvador bajó; y por tanto es de suma importancia esperar los resultados del tercer y cuarto trimestre de este año.

Actualmente la economía nacional está en un 2.3% con respecto al Producto Interno Bruto (PIB), con base a las proyecciones del Ministerio de Hacienda y del Banco Central de Reserva (BCR) que lo proyecta en 2.5% para el otro año.

Por ello, insistió que todos los actores, tanto políticos como públicos, están en la obligación de dinamizar la economía interna.

También es importante para mantener la estabilidad macroeconómica, la actividad fiscal y financiera.

“Para nosotros es importante ver el Proyecto de Presupuesto 2020 y en ese sentido, ya se reunieron con el Gobierno para conocer sus planes”.

La jefa de la misión del FMI ve riesgos a futuro si se llegaran a aprobar otros gastos y no tienen recursos, lejos de eso se adquiere más deuda. Y citó como ejemplo el aumento del 2% del Fondo de Desarrollo Económico y Social (FODES), para las alcaldías a pesar de no tener recursos.

En marzo de este año, la Asamblea Legislativa aumentó ese porcentaje al fondo, con los votos de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el Partido de Concertación Nacional (PCN); y no tomaron en cuenta las advertencias que le hizo en su momento el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Actualmente el FODES es el 8%, pero a partir del otro año, las municipalidades recibirán ese aumento, cuyos recursos saldrán del Presupuesto General de la Nación. Son alrededor de $95 millones.

El mismo presidente Nayib Bukele, les dijo a los legisladores que eno era el mejor momento para aumentar el FODES, pues tenían que haber esperado a que mejoraran los ingresos del Estado y evitar el endeudamiento.

El presidente de la Asamblea Legislativa, el pecenista Mario Ponce, aclaró que el Fondo Monetario Internacional está recogiendo insumos de quienes tienen la responsabilidad de tomar decisiones para el país. Presupuesto, préstamos y si existe un enfrentamiento entre el Palacio Legislativo y el Ejecutivo, son los puntos que les preocupan e interesan.


“Se llevaron la impresión de cuáles son los puntos de vista de los líderes de los grupos parlamentarios, escucharon la nueva relación entre el Ejecutivo y el Legislativo”.

Pero el asunto es que para el FMI existen riesgos y uno de ellos es provocado por el incremento al FODES. Las relaciones entre la Asamblea y el presidente Bukele, tampoco están pasando por el mejor momento, al menos con los dos partidos mayoritarios, ARENA y el FMLN, que no han tenido reparos en cuestionar al gobernante por las solicitudes de préstamos y porque han encontrado inconsistencias en el plan de gastos para el ejercicio fiscal 2020, tal como también lo señaló la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

Ponce tiene claro que se han tomado decisiones que no han sido consultadas con el gobernante; y se refiere precisamente a ese aumento del 2% que se les dio a las alcaldías.

El FMI observó que ese tipo de decisiones sin el aval del Órgano Ejecutivo, no abonan a un buen clima en el manejo de las finanzas del país, porque tendrán que usar recursos que no estaban programados, lo que implica que deberán echar manos a endeudamiento.

Por eso deben construir acuerdos entre ambos para de ser posible aprobar la partida de gastos del otro año y los empréstitos que ha pedido como los $91 millones para la fase II del Plan de Control Territorial, $109 millones para la fase III y $28 millones para programas de jóvenes.

La ejecución de todo el plan antidelincuencial requiere de $575 millones. Pero también, el Presupuesto General que asciende a $6,426 millones, más $755 millones en créditos porque está desfinanciado, pone en aprietos las finanzas públicas y aumenta el endeudamiento.

El diputado arenero, Donato Vaquerano, manifestó que el llamado se resume en evitar las confrontaciones para que los problemas se solucionen en común y se dispongan de propuestas adecuadas en beneficio del país y que en el exterior se vea a El Salvador como una nación estable que permita atraer la inversión extranjera.

Víctor Suazo, del FMLN, sostiene que si bien la economía salvadoreña está relativamente bien, la desaceleración a escala mundial puede terminar afectando, de ahí se desprende que debe haber un orden de las finanzas públicas.

Recalcó que al FMI lo que le preocupa es que no se cumpla con la Ley de Responsabilidad Fiscal y por eso, las medidas de endeudamiento público son importantes.

“Hay más de 400 millones de solicitudes en deuda y en el supuesto que se aprobara eso, sin considerar los 755 millones que se han pedido para financiar el presupuesto 2020, no se estaría cumpliendo con la Ley de Responsabilidad Fiscal; de ahí la necesidad de tener un diálogo con el Ejecutivo para ver qué se tiene que aprobar y qué tendrá que quedar fuera”.

El país tiene una deuda acumulada de 17 mil millones a lo largo de todos estos años, por lo que se vuelve complicado el panorama.

Después del llamado del FMI, tanto Asamblea como Ejecutivo deberán de tener acercamientos que le permitan dar un respiro al país.

spot_img

También te puede interesar

Carlos Ramos
Periodista salvadoreño
spot_img

Últimas noticias