spot_img
spot_img
martes, 21 de septiembre del 2021

Financiamiento a Mypes y emprendimientos desincentivan el deseo de emigrar en El Salvador

Más de 360 empresarios fueron encuestados por FUSAI para determinar su propensión de abandonar o no el país, tanto por parte de sus dueños como de sus empleados.

spot_img

El financiamiento para proyectos emprendedores y Mipymes, sería una de las formas para reducir la migración ilegal de El Salvador a Estados Unidos, indicó un informe de la Fundación Salvadoreña de Apoyo Integral (FUSAI).

El estudio, denominado “Desarrollo de la mype y propensión a emigrar entre sus propietarios y empleados” aborda esa caracterización económica en contraposición con el desarrollo de pequeñas y medianas empresas y como su consolidación desincentiva la migración.

Para llevarlo a cabo, FUSAI entrevistó a 361 microempresarios de todo el país, a quienes consultó sobre sus actividades económicas, planes a futuro y disposición ante la posibilidad de emigrar a otro país, entre otros elementos.

Este abordaje permitió a los investigadores determinar que la promoción de mypes es una de las estrategias más eficaces para desestimular el deseo de emigrar.
Según la investigación, antes de emprender, un 16.1 % de los empresarios encuestados consideró la posibilidad radicarse dentro del país, pero luego de consolidar su emprendimiento, este número se redujo a un 6.1 %.

“Esto significa que, en promedio, establecer una mype disuade el deseo de emigrar de los emprendedores que consideraron irse del país en un 62.1%”, establece la investigación de FUSAI.

Además, apunta que, de quienes mantienen el deseo de emigrar, el 72 % se debe a que no ven perspectivas favorables para su negocio, ante esto la entidad sostiene que es importante que, en las políticas de reactivación económica, se asigne también una atención especial a las mypes.

Por otra parte, el estudio también recoge que la promoción de emprendimientos es una estrategia eficaz para reducir las migraciones incluso en los sectores más vulnerables, como en las mujeres.

El documento indica que un 26.4 % de los hombres emprendedores encuestados consideraron emigrar antes de iniciar su negocio frente a únicamente un 8.9 % de mujeres emprendedoras.

Para los investigadores, esto se traduce en una propensión a emigrar tres veces superior en los hombres emprendedores que en las mujeres. Luego de establecer el negocio, solo un 3.8 % de mujeres mantiene un deseo de emigrar frente a un 9.5 % de los hombres.

“Esto significa que iniciar una mype disminuyó en un 57.4 % el número de mujeres que consideraban emigrar antes de emprender, frente al 64 % para el caso de los hombres”, sostienen.

Entretanto, el estudio descubrió que el impacto de iniciar un emprendimiento en la propensión a emigrar es mayor en los emprendedores de subsistencia, luego en los de reproducción ampliada, le siguen los pequeños empresarios y por último en los de reproducción simple.

Mientras que los emprendedores del sector transporte son los más proclives a emigrar. Por su parte, el impacto de poner un emprendimiento en la reducción del deseo de emigrar es mayor en los emprendedores de los sectores agropecuario y de la producción, estima el informe.

En este sentido, los investigadores determinaron que la generación de un ecosistema favorable para expandir el tamaño de las mypes es también una estrategia eficaz para reducir las migraciones.

Afirman que el 36.7 % de los emprendedores consideran que el principal aspecto que podría evitar la emigración de su familiar es la creación de un empleo remunerado, seguido luego de mayor acceso a mayor financiamiento y desarrollo profesional y capacitación.

Por otra parte, el estudio cuestiona que la mayoría de las remesas se usan en el consumo, sin escalar a la etapa de inversión, que podría mejorar las condiciones de vida de las familias.

El Salvador, como muchos otros países de renta media y baja, percibe importantes montos en concepto de remesas. Solo en julio, los connacionales aportaron $3,658.5 millones, de los cuales la mayoría proviene de Estados Unidos, Canadá, España e Italia.

Estos fondos se convierten en un importante aporte para las familias, que perciben en promedio el equivalente a un sueldo mínimo mensual, según el Banco Central de Reserva (BCR), y que ha constituido la razón que, por años, ha incentivado a muchas personas a emigrar.

“En términos socioeconómicos, el problema con las migraciones y las remesas es que, combinadas con la apertura comercial agresiva impulsada, han conducido a que en el país se consolide un círculo vicioso que genera estancamiento económico y violencia”, señala el documento.

Asimismo, indica que la dependencia de las remesas ha dado lugar a una pérdida del peso relativo de la agricultura y la industria en la economía, y una disminución de la tasa de ahorro. Pero enfatiza que es la baja tasa de inversión una de las consecuencias más graves, ya que esta determina menor crecimiento económico y creación de empleos.

Previo a este proyecto, el gobierno salvadoreño ha creado un plan de financiamiento para este sector, tanto formal como informal, de al menos US$60 millones a través de un fondo que maneja el Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal).

spot_img

También te puede interesar

Carlos Francisco Hernández
Periodista y redactor de ContraPunto. Especialista en temas políticos, sociales y judiciales
spot_img

Últimas noticias