miércoles, 11 de mayo del 2022
spot_img

Ficción o Realidad

¡Sigue nuestras redes sociales!

"Mercaderes de los derechos humanos en El Salvador difaman y crean campañas mediáticas nacionales e internacionales contra el gobierno... organizan y financian marchas o manifestaciones en coordinación con los partidos políticos tradicionales": Oscar Martínez Peñate

spot_img

Por Oscar Martínez Peñate

PhD en Ciencias Sociales


Los derechos humanos tienen sus respectivos instrumentos jurídicos internacionales e instituciones especializadas mundiales, además, de una historia que acumula ejemplos de irrespetos, no obstante, los que dirigen y financian el anti progreso los han relativizado de acuerdo con sus particulares beneficios, hasta convertirlos en una vulgar mercancía, las personas que dirigen los intereses de la decadencia contratan en calidad de mercaderes de los derechos humanos a universidades, organizaciones no gubernamentales, fundaciones, periódicos, organismos internacionales, etc., de esta manera los mercaderes de los derechos humanos se convierten en los representantes de los intereses políticos y económicos anti progreso, sin embargo, se muestran como independientes e imparciales.

Los mercaderes de los derechos humanos ante la imposibilidad de poder confundir o engañar a la población salvadoreña, dirigen sus mensajes a las personas que residen en otros países, con el afán de convertirse en “referentes” internacionales de falsedades y tergiversaciones, si los receptores extranjeros de los mensajes no los contrastan con la realidad salvadoreño o al menos con fuentes independientes, entonces es irresponsabilidad o complicidad.

En la historia contemporánea hemos observado que países de economías desarrolladas con sistemas políticos democráticos han presentado a la comunidad internacional argumentación basada en falsedades como realidades indiscutibles, para intervenir militarmente otros países y saquear sus recursos naturales, estos acontecimientos son violación al derecho internacional público, incluidos los tratados, protocolos y convenios de protección de los derechos inalienables del ser humano.

Para el caso de El Salvador hemos observado que los mercaderes de los derechos humanos presentan una irreal realidad nacional salvadoreña, con la cual no logran convencer lógicamente a los ciudadanos que la viven a diario, no obstante, esa situación no les importa, los mercaderes tienen una presencia frecuente en los programas de entrevistas que transmiten por televisión, periódicos, radio y redes sociales; porque es la forma en que devengan el salario que les retribuye para defender los intereses políticos y económicos anti progreso, los mercaderes tienen como trabajo inventar, magnificar, tergiversar los temas democracia y derechos humanos en El Salvador.

Los mercaderes de los derechos humanos en El Salvador difaman y crean campañas mediáticas nacionales e internacionales contra el gobierno, pero eso no es todo, también organizan y financian marchas o manifestaciones en coordinación con los partidos políticos tradicionales que gobernaron este país centroamericano por tres décadas, estas manifestación tienen dos objetivos, uno provocar a la fuerza de seguridad pública recurriendo a actos violentos en contra de la población civil y cometiendo actos vandálicos a la propiedad pública, dos para vender la imagen a nivel internacional que la población está descontenta y no aprueba la gestión gubernamental de Nayib Bukele y Félix Ulloa. No obstante, hasta la fecha no ha habido represión policial contra los protagonistas de hechos vandálicos y violentos que participan en las protestas.

Los mercaderes de los derechos humanos y sus financistas desearían que el gobierno reprimiera con gas lacrimógeno o con balas de goma, aunque sea una manifestación, capturara un solo manifestante, y en el mejor de los casos para estas fuerzas oscuras que hubiera un muerto de sus miembros, para presentarlo ante el mundo como una muestra de la dictadura Bukele-Ulloa.

Antes de proseguir debemos aclarar cuál es el origen de esos intereses económicos y políticos anti progreso, son extranjeros y está constituido por instituciones internacionales derechistas, organizaciones y organismos regionales y mundiales con mentalidad colonialista, gobiernos que se atribuyen el derecho imperial de no permitir que los países del Tercer Mundo salgan del subdesarrollo y permanezcan en la sumisión, por tal razón, estas fuerzas se oponen y rechazan la soberanía, independencia y autodeterminación de El Salvador.

Los mercaderes extranjeros y nacionales su trabajo consiste en descalificar, minimizar y menospreciar los avances del gobierno salvadoreño en salud, educación, seguridad ciudadana, profundización de la democracia, etc. Por ejemplo, a la gobernabilidad democrática la llaman autoritarismo, inconstitucionalidad a la independencia y coordinación de los tres Poderes del Estado, represión a la ejecución del plan territorial, a tal grado, que a los delincuentes pandilleros capturados les denominan presos políticos.

La población salvadoreña aprueba al gobierno salvadoreño, es la primera vez que existe un poder Ejecutivo que ha demostrado que el ciudadano es lo más importante del Estado, en los gobiernos de ARENA-FMLN lo más importante y fundamental era la empresa privada.

Según la Cid Gallup (abril, 2022), la administración Bukele tiene el 97% de aprobación de la población en el manejo de la pandemia, y el 91% se encuentra de acuerdo con las acciones contra las pandillas. Según Mitofsky (abril, 2022), Nayib Bukele en el ranking de aprobación de mandatarios de América y el mundo tiene el primer lugar porque cuenta con el 83% de aprobación de los salvadoreños.

Queda claro, que el gobierno salvadoreño avanza con un fuerte respaldo de la población salvadoreña que lo eligió masivamente, de la misma manera que a los actuales diputados del partido Nuevas Ideas, y eso se denomina aquí y en cualquier parte democracia.

Oscar A. Martínez Peñate
Escritor, politólogo y analista de la realidad nacional salvadoreña y centroamericana

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias