spot_img
spot_img
sábado, 08 de mayo del 2021

Fernando Llort: artesano de la cultura nacional

La cultura salvadoreña se ha internacionalizado con las artesaní­as de La Palma, la ciudad declarada “Cuna de la Paz” en el año 2000 por la Asamblea Legislativa. Ella representa por medio de la obra creativa del artista Fernando Llort, el signo más significativo de la identidad nacional en el ámbito interno y externo. Este es el legado que el artista hereda al pueblo salvadoreño al momento de su fallecimiento.

El aporte de don Fernando Llort a la cultura nacional es trascendente, por cuanto, ha contribuido a la construcción de un patrimonio con alta capacidad simbólica que legitima la identidad de la población palmareña y del entorno nacional, dando sustento a la base identitaria en el plano turí­stico y cultural, convirtiendo al municipio y a la ciudad en un foco de interés local y mundial.

La obra de Llort contribuye al proceso de integración y de armoní­a social de un paí­s que ha logrado desde hace más de 26 años callar las armas, y su arte ha estimulado la creatividad de artesanos y artistas, de las comunidades y de distintos sectores de la sociedad salvadoreña, teniendo presente que en lo cotidiano se manifiesta la sensibilidad y la imaginación del pueblo palmeño y de la nación salvadoreña.

El legado del artista, artesano y hermano es una obra que se caracteriza por ser un factor dinamizador de la economí­a, de la producción y distribución de la oferta de los productos artesanales y artí­sticos, con lo que se han sentado las bases de una industria cultural, que tiene su origen en la creatividad, talento y habilidades individuales que tienen un potencial para la creación de empleo y riqueza a través de la generación y explotación de la propiedad intelectual.

Más allá de estos aportes, es innegable reconocer que la obra de este insigne artista, también ha incidido en la actividad turí­stica, la que se vincula a los esfuerzos locales de preservación del patrimonio cultural, el establecimiento y la consolidación de la cultura nacional. Por todo ello, las generaciones presentes y emergentes tienen un compromiso con la obra de Llort, quien enriquece la identidad cultural y social de la nación salvadoreña.

Por todo lo expuesto, don Fernando Llort es un Hijo Merití­simo de El Salvador, un Hijo predilecto de La Palma y un ciudadano del mundo que ha merecido en el año 2013 el Premio Nacional de Cultura otorgado por el Gobierno de la República, el que se suma a este insigne artista como gestor cultural, que con su sabidurí­a, creatividad, humanismo y humildad, ha contribuido a fortalecer los valores del pueblo salvadoreño, y su huella va construyendo y reconstruyendo la identidad nacional, la que es la señal de un paí­s que dí­a a dí­a va encontrando su ruta de paz, de progreso y desarrollo.

Avatar
Wendinorto Rivas
Colaborador

Últimas entradas