spot_img
spot_img
viernes, 07 de mayo del 2021

Exilio voluntario

Rafael Fuentes Orduña (Torreón, 1947) dí­as atrás celebró con un concierto í­ntimo, en Saint Catharines, Ontario, Canadá, 52 años de haberse iniciado en la música. En 1982 decidió irse a vivir a ese paí­s, en un exilio voluntario, como él le llama, con Glenys McQueen, su compañera, y su hijo Emiliano recién nacido.  

Iban en busca de otros horizontes y experiencias de vida. A su llegada a Toronto cantó en bares y restaurantes. Todos los dí­as ya entrada la noche caminaba ocho kms., para regresar a su casa. En la calle ya no habí­a nadie. Fueron tiempos difí­ciles que ahora recuerda con mucho cariño.  

En 1964 ingresa a la Compañí­a de Jesús y con otros jesuitas forma La Fauna, un grupo de rock, que en 1970 y 1971 grabó dos discos. En esos años, la música interpretada por el conjunto se hizo muy popular en la misa dominical en el filosofado y teologado de los jesuitas en Rí­o Hondo 1, donde ahora está el ITAM.

En 1972 musicalizó La Apostasí­a, de Luisa Josefina Hernández, una de las primeras puestas en escena de Luis de Tavira. Ese mismo año deja la Orden y se va a vivir al Monasterio Benedictino de Montserrat, en Cataluña, para repensar su vida, ahí­ estuvo un año, y luego año y medio, cerca de Barcelona, en una comuna, era la época de los hippies, que hací­an artesaní­as para mantenerse. 

Entre 1975 y 1982, ya de regreso a México, musicaliza obras de Luis de Tavira, es memorable La honesta persona de Sechuán, de Bertold Brecht, Juan Tovar y José Caballero. Con La Sombra del Caudillo, puesta en escena del primero, recorre algunos paí­ses de Europa. En 2012, pone música al El Cí­rculo de Tiza, de Bertold Brecht, puesta en escena de Luis de Tavira, en ese entonces director de la Compañí­a Nacional de Teatro (CNT).         

En Canadá, entre 1984 y 2011, musicaliza dieciséis obras de teatro montadas en la Universidad Brock, dirigidas por Glenys McQueen. En los últimos 20 años ha grabado 49 cds con música instrumental, para apoyar actividades educativas, la enseñanza del teatro y la danza y promover la creatividad.

Rafael Fuentes, El Gato, tiene 35 años de vivir en Canadá y de ellos 32 años en Saint Catharines, población de 140,000 habitantes en las cercaní­as de las Cataratas del Niágara y la frontera con Estados Unidos. Vive con austeridad y gran disciplina de trabajo. A través de las noticias y la comunicación con amigos sigue con atención lo que pasa en México.

Sybille y yo estuvimos en el concierto que dio en la sala de su casa, para una docena de amigos. Él querí­a que fuera en ese espacio í­ntimo. En mayo hizo un concierto semejante. Somos amigos desde 1968. En estos casi 50 años, la distancia no ha impedido que la amistad crezca y se haga más profunda. Los dí­as que pasamos juntos platicamos de nuestra historia compartida.

Cuando nos vemos retomamos la conversación como si hubiera sido ayer. Él sigue creando música y canciones, a veces también collages, que se pueden escuchar y también ver en https://www.dramasound.com. Él asume que el exilio voluntario le ha permitido una vida que nunca imaginó. Esa fue su decisión y no se arrepiente. Eso no impide que extrañe a los amigos y a México.     

__
Twitter: @RubenAguilar
Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
Columnista y analista de ContraPunto. Doctor en Ciencias Sociales, con una Licenciatura y Maestría en Sociología y Estudios de Desarrollo Institucional; exfuncionario del gobierno mexicano.

Últimas columnas