spot_img
spot_img

Enredo amoroso

¡Sigue nuestras redes sociales!

spot_img

Siendo un alma en pena puedo viajar donde quiera con sólo pensarlo. No me pregunten como es que pienso; tuve una discusión con un alma en pena que habí­a sido médico, no pude convencerlo que ambos podí­amos pensar, decí­a que no podemos hacerlo porque no tenemos cerebro, yo le dije y qué es lo que estamos haciendo ahora que estamos platicando, respondió que cualquier cosa menos pensar y desapareció.

Decí­a que ayer me dio la gana de andar en autobús de San Salvador a Sonsonate, pero en primera clase (aire acondicionado, buenos asientos y televisión); como me enseñaron a ser educado fui a subirme a la terminal, no pagué el pasaje porque no me dejé ver, me senté y parece que era el último asiento; el motorista apareció por la puerta de entrada y pegó una mirada a todo el interior del bus, luego dijo a un pasajero que estaba esperando afuera que habí­a un asiento libre; rápidamente me di cuenta que se trataba del asiento en donde yo estaba sentado y decidí­ aparecerme como una señora con un niño en brazos; el pasajero que vení­a subiendo recorrió todo el bus buscando donde sentarse y luego se bajó puteando al motorista por querer engañarlo.

A mi lado estaba una muchacha muy atractiva, morena, labios carnosos y con los ojos normales (es decir que era bizca), posiblemente tení­a sangre nacida del maí­z, viví­a en Izalco (allí­ hay una población aborigen bastante grande), trabajaba de sirvienta en San Salvador y vení­a a ver a su familia.

Ella estaba con los ojos cerrados, dormida o pensando en cómo resolver algún problema difí­cil, entonces decidí­ aparecerme, pero como hombre: zapatos deportivos, pantalón con ruedos estrechos, camisa tipo polo (no sé qué es) y una gorra. El bus ya iba por la Ceiba de Guadalupe, yo presione mi pierna en la de ella, estaba bien calientita y ella también hizo lo mismo; la miré y ella abrió sus bellos ojos negros, apareció una sonrisa en sus labios tentadores y me preguntó: ¿para dónde va?; yo le respondí­ que me dirigí­a para Izalco, ella dijo que también y preguntó ¿de qué familia es Usted?, con mucha seguridad expresé que me llamaba Santiago Lúe, que tení­a una hermana estudiando en la Universidad de El Salvador y que trabajaba en Tigo; ella me tomó de la mano y me dijo que sentí­a mucho gusto de conocerme, que trabajaba como cajera en un supermercado y que viví­a donde una tí­a, que le gustaba ver televisión, leer novelas eróticas y de guerras, así­ como comer fruta.

Como mi mano seguí­a en la de ella, la subí­ lentamente y la deposité en sus piernas, la miré directamente a sus ojos y ellos me dijeron que estaba bien. No sentí­ el viaje, ella me dijo que ya estábamos llegando, que la acompañara porque tení­a que subirse a un pick up para que la llevara a su cantón y que generalmente los hombres son tocones y abusadores.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Santiago Ruiz
Santiago Ruiz
Columnista Contrapunto

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias