spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
lunes, 26 de julio del 2021

En otro tiempo fue sicario

Uzi (México, 2020) es el cuarto largometraje del director salvadoreño-mexicano Pepe Valle que antes ya había filmado Las búsquedas (2013), Workers (2013) y Yo necesito amor (2019)

spot_img

La película se estrenó en el Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM). Uzi es el nombre de una pequeña ametralladora de origen israelí con alta capacidad de fuego. Y Uzi es el apodo de Uziel (Manuel Sorto) un hombre que fue sicario y que ahora, a los 60 años, se dedica a administrar unos baños públicos que por años no han recibido mantenimiento.

Uzi ahora vive en la pobreza y con la culpa de su pasado. Un antiguo cliente solicita su trabajo, para que mate a un hombre. En un principio se niega, pero después, a cambio de una buena paga, acepta la tarea que lo pueden sacar de la pobreza en la que vive.

Estudia los movimientos de la persona que debe matar, que es un hombre de familia con hijos pequeños. En ese tiempo le toca ayudar en el nacimiento de un niño y se cuestiona todavía más lo que antes hacía. Un cangrejo, que mantiene en una pecera, es su mascota y con él habla de su vida y sus problemas.

El día que tiene a su presa en la mira decide no disparar e intimida con él. A partir de entonces se ven con frecuencia. Se hace amigo de la familia. El criminal que lo contrató lo presiona, para que termine su trabajo que ya le ha sido pagado. Con ese dinero se ha comprado nueva ropa y ha hecho cambios en su vida.

Una pareja de jóvenes sicarios se encarga de la tarea y mata a la persona a la que Uzi se negó asesinar. Y poco después alguien lo mata a él cuando entra a su casa que también es su negocio.

Del Valle dice que la película es “una reflexión sobre la violencia, no una película de violencia ni con violencia, me parece necesaria, más urgente y, además, más apegado a mis intereses”.

Y agrega que “es la historia de un sicario retirado y es, también, un poco reflexionar sobre el ámbito de la pobreza espiritual y la pobreza material que lo rodea, el arrepentimiento, la redención (…)”.

El director dice que rechaza el discurso panfletario y de denuncia y que no busca la “espectacularización sino, al contrario, me gusta como espectador un cine que desdramatiza un poco, que enfría, es más como para reflexionar”.

Uzi, dice Valle, “es como la concreción de un viejo anhelo mío que era como dar mi punto de vista audiovisual sobre el tema de la violencia en México (…) un tema importante, trascendente en los últimos años en México (…) la violencia te destruye la vida de igual modo estar pensando en la violencia”.

La película descansa, en su mayor parte, en la actuación de Manuel Sorto director de cine salvadoreño que vive en Francia y que antes nunca había actuado en cine. De muy joven fue actor de teatro en El Salvador y lo dirigió el padre del director de la película. Sorto da vida a un personaje entrañable.

Valle construye una historia creíble que, como se propone, invita a la reflexión sobre la violencia. Las actuaciones de todos los actores son buenas y resultan naturales. El director con muy pocos recursos estructura una película que está bien hecha y no hace concesiones.

Vi la película el día de su estreno en la Sala Julio Bracho de la UNAM durante el FICUNAM. Al final de la proyección el director y los actores dialogaron con el público. Estos reconocieron el trabajo de dirección actoral del director.

UZI

Producción: México, 2020

Dirección: Pepe Valle

Guion: Pepe Valle

Fotografía: César Gutiérrez Miranda

Actuación: Manuel Sorto, Regina Flores Ribot, Mauricio Pimentel, Adolfo Madera

Twitter: @RubenAguilar 

spot_img

También te puede interesar

Rubén Aguilar Valenzuela
Columnista y analista de ContraPunto. Doctor en Ciencias Sociales, con una Licenciatura y Maestría en Sociología y Estudios de Desarrollo Institucional; exfuncionario del gobierno mexicano.
spot_img

Últimas noticias