spot_img
spot_img
viernes, 07 de mayo del 2021

El tiempo para el pobre también cuesta

Rebeca   es una hermosa mujer blanca, ojos claros, de estatura superior al promedio, con una actitud de guerrera, es vendedora informal, madre soltera de 4 hijos, inició maternidad a corta edad con apenas 16 años.

Con poco apoyo de su familia ha sacado adelante a sus hijos, todos cuentan con estudios, pasan de los 18 años están solteros con ganas de seguir estudiando y otros con negocio propio, del que les ha enseñado que si saben administrar les proveerá.

Desde hace meses ha iniciado una lucha cuesta arriba con su salud, estuvo yendo a ginecólogos particulares por fuertes dolores y una incesante hemorragia vaginal, le dejaban una serie de tratamientos, insistí­a malestar visitaba otro entre gastos de ultrasonografí­as y exámenes decidió visitar el nuevo Hospital Nacional de La Mujer.

Queda maravillada por lo bonito y bien equipado que está, pero  se supone se ha extendido a  emergencias de mujeres no  solo maternidades.

Cuenta que al llegar le explican quién era la última paciente; habí­a 8 antes que ella, de las cuales 6 estaban embarazadas con hemorragia, se le explicó que debí­a tener paciencia porque prioridad eran embarazadas.

Luego de 4 angustiantes horas de espera, pasa a evaluación para ver qué tipo de atención requerí­a, su caso sí­ fue catalogado de emergencia, la enví­an hacer  ultras, pero éstas brindan atención hasta las 2 de la tarde, le dicen que regrese el siguiente dí­a.

Se presenta a las 7 de la mañana, le dicen que sea paciente que la prioridad  es sacar las citadas, entre espera y pregunta aburre a las encargadas, que a las 10 de la mañana le dan cita para la 1 de la tarde.

Se molesta les dice de todo un poco, tratando de ocultar su verdadero  dolor que la lleva a estar ahí­ y el abuso de tiempo al que va a ser sometida, le recomiendan que se vaya y regrese, pero decide hacer  presión y esperar a que se dé la oportunidad de ser atendida, pero su plan fracasa, puntual  a la una es la primera en ser llamada para realizar ultra.

Presenta resultados con una palaba que no comprende y mal pronuncia ¿Qué será Metastasis? (metástasis) de nuevo a evaluación de emergencia y la remiten a oncologí­a.

Como la historia de Rebeca hay varias que hacen caso al los llamados que organismos de mujeres hacen para poner atención a su salud, pero cuando asisten se encuentran con éstos casos de abuso de  tiempo en hospitales públicos.

Rebeca ya no podrá ser sometida a lista de pacientes que  esperan tratamiento contra el cáncer, perdió la batalla sin haberla iniciado por falta de criterios certeros de médicos particulares y tarde en las manos indicadas.  

Al comparar las clí­nica particulares, que entre más rápido atienden más oportunidad de ver al siguiente tienen, así­  debiera ser, más aún por la limitación financiera del Estado, tendrí­an que ser eficaces para reducir aglomeraciones que desencadenan otras enfermedades.

Avatar
Karen Vides
Columnista Contrapunto

Últimas columnas