spot_img
spot_img
lunes, 10 de mayo del 2021

El pueblo que se niega a olvidar sus leyendas

Un proyecto busca recuperar la tradición oral de Santo Domingo de Guzmán, Sonsonate, para rescatar los relatos de los pobladores que luego serán difundidos incluso en lengua náhuat

spot_imgspot_img

Adultos mayores del municipio de Santo Domingo de Guzmán, departamento de Sonsonate, validaron por segunda ocasión el trabajo de recolección de la tradición oral de la localidad, proyecto que tiene como propósito de mantener vivas las costumbres y tradiciones del pueblo.

El proyecto lleva por nombre “Titajtakezakan. Hablando a Través del Tiempo: Tradición Oral y Uso de Tecnologí­as de la Información y Comunicación (TIC)”.

Las antropólogas Ana Mata y Marielba Herrera, en conjunto al técnico del Departamento de Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de Secultura, Carlos Cortez, realizaron entrevistas a los adultos mayores con el fin de corroborar la información brindada acerca de las historias, mitos, tradiciones y leyendas del pueblo.

Dentro de los temas que se desfilan en proyecto están: brujos, parajes y encantos; historias del pueblo; tradiciones religiosas, y prácticas relacionadas a la naturaleza, puesto que el lugar guarda relatos de ancestros que son ejemplo de lucha y milagros.

Entre las historias que se validaron estaba la leyenda del milagro hecho por el santo patrono de la localidad, quien, según cuentan, creó una laguna para detener la llegada del ejército en 1932.

Expresa don Fausto Pérez: “la historia que me narraba mi abuela era que Santo Domingo, el patrono de aquí­, era el que les hizo el milagro en el 32, porque aquí­ no hubo muertos”, sobre el etnocidio en el que fueron asesinados miles de campesinos indí­genas de la zona occidental.

El trabajo de la recolección de estas historias involucró a estudiantes del idioma náhuat y del Complejo Educativo de Santo Domingo de Guzmán, quienes afirman que conocer los relatos de labios de estas personas de la tercera edad es una experiencia más cercana con el pueblo.

Sin embargo, este como muchos pueblos están dejando estas costumbres y tradiciones, así­ lo manifestó doña Celestina Vásquez: “ahora todo eso se terminó”. Expresa que cuando era pequeña se asistí­an a las procesiones de los santos patronos no importando el mal clima.

El proyecto es financiado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), a través del Fondo de la Convención para la Salvaguardia del PCI (Patrimonio Cultural Inmaterial), quienes han aportado más de $24,995.00 dólares. Además, la Secretarí­a de Cultura (Secultura) ha destinado unos $13,200.00 dólares al proyecto. Finalmente, el Complejo Educativo de Santo Domingo de Guzmán ha aportado otros $220 dólares.

Con ello Santo Domingo de Guzmán podrá rescatar el patrimonio cultural de la localidad y la memoria de los ancianos, únicos vigilantes de las leyendas e historias actualmente.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias