spot_img
spot_img
martes, 19 de octubre del 2021

El pueblo manda, el gobierno obedece en Colombia

Los medios masivos-privados de desinformación colombianos están peleando su matriz de protesta social=vandalismo, protesta social=pérdidas económicas al presupuesto público nacional, Policía nacional y Fuerzas Militares=protectores de la vida

spot_img

Los ríos de gente se desbordaron por la capital y ciudades de Colombia desde el 21 de noviembre. ¡Renuncie Duque! ¡Abajo el paquetazo de Duque! Entre otras consignas propias de los sectores sociales confluyen en barrios y avenidas donde marchan, o hunden el rabo de las ollas en los cacerolazos y cuando se defienden de la Policía nacional, especialmente de su cuerpo asesino el Escuadrón Móvil Anti Disturbios (ESMAD). Esta movilización desbordada completa ocho días.

De por sí, la constancia y masividad de manifestantes en esta jornada de protestas son noticia para el país y el continente, por eso quisiera resaltar una acción dentro de esta coyuntura que tiene hablando a todo el mundo. Se vienen impulsando Asambleas Populares (AP) en barrios, plazas públicas y calles de las ciudades. Manizales y Bogotá son las ciudades donde se reportan una constancia de estos espacios de deliberación y encuentro ciento por ciento comunitarios. Por ejemplo, en la ciudad de Manizales, se realizó la primera AP del país el pasado lunes 25 de noviembre donde participaron entre 03 mil a 05 mil personas. Este sábado 30N se realizarán en tres barrios, barrio Selferino, Parque San José y barrio Fátima al igual que una asamblea feminista en la noche del mismo sábado.  

El objetivo principal de estas AP, es aportar insumos para la construcción del Pliego de Peticiones de carácter nacional y local siempre y cuando se sustenten en las motivaciones de los manifestantes del paro. Otros objetivos que acompañan son contextualizar a sus participantes sobre el asesinato a líderes y lideresas sociales (aproximadamente 500), el conejo del gobierno a la agenda de la consulta anticorrupción, políticas que promueven el Fracking y restringen las consultas populares, criminalización de la protesta social, desmonte del ESMAD entre otros que atizan y justifican la digna rabia colectiva.

Metodológicamente hablando, las AP deben contar con un equipo de moderadores y relatores voluntarios quienes propondrán al pleno la agenda, los tiempos de intervenciones, réplicas y mociones. Así mismo, la toma de decisiones es por consenso y al no presentarse este después del debate se llega a la votación donde gana la mayoría. Este ejercicio de democracia directa tiene un carácter estratégico por el hecho de que la gente en un espacio público construya acuerdos de las razones del paro y las soluciones que desde el sentir popular debe acatar el gobierno nacional, en caso que esto no ocurra el paro exigirá la renuncia del presidente, Iván Duque.

Los medios masivos-privados de desinformación colombianos están peleando su matriz de protesta social=vandalismo, protesta social=pérdidas económicas al presupuesto público nacional, Policía nacional y Fuerzas Militares=protectores de la vida; invisibilización de las numerosas represiones a jóvenes, tergiversación de los asesinatos hechos por el ESMAD y por supuesto siguen imponiendo el miedo colectivo basado en mentiras y rumores, todo para poner en contra del paro y sus exigencias al resto de la sociedad. Por supuesto, que las AP entran en la lista de iniciativas ocultadas pero las redes sociales y medios alternativos-populares pelean el posicionamiento de las AP a nivel nacional.

Cabe tener en cuenta, que estas AP no son un invento de este año. Son la herencia de una apuesta popular de democracia participativa que ha tenido como objetivo la consecución del poder desde la gente del común. El movimiento social y político A luchar de los años 80 impulsó también espacios con este carácter conocidos como Cabildos Populares, más atrás en la década del 60 el Padre Camilo Torres contribuyó a la construcción de las Juntas de Acción Comunal cuyo sentido original también fue construir poder comunitario, el Partido Socialista Revolucionario de los años 20 sustentó su accionar político en las asambleas de obreros, campesinos, arrendatarios, estudiantes, mujeres de esta época en las ciudades y campos donde hacia presencia; solo por mencionar algunos casos que revelan la vocación de poder popular que tenemos en Colombia y ahora el paro nacional iniciado el 21N sigue dando muestra de ello.

spot_img

También te puede interesar

Wilmar Harley Castillo
Comunicador social, especialista en Política Pública para la Igualdad; comunicador de la Coordinadora Nacional Agrario de Colombia. Columnista y comunicador de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias