spot_img
spot_img
jueves, 28 de octubre del 2021

El poder crea brechas de desigualdad

Desde hace años venimos viendo el eficiente trabajo del poder, en la creación de enormes brechas de desigualdad. El poder no pertenece a quien tiene información; como se ha pensado, sigue perteneciendo a quien tiene poder y riqueza, para comprar corruptas voluntades.

Vivimos en un paí­s en el que perdimos la identidad; aquella buena, confiable, alegre, generosa, laboriosa e í­ntegra. A estar en un paí­s aunque parezca un cuento de horror; es la triste verdad. Al ocurrir un accidente debes de protegerte de quién se ha detenido a ayudar, porque ha ocurrido que atrás vienen también otros a desmantelar y llaman refuerzos para que lleguen más a sacar provecho.

Es lamentable como se viene presentando el paí­s, como en el que se puede asesinar, robar, secuestrar, intimidar, agredir, golpear, confesar delitos o ser capturado en flagrancia sin tener castigo,  si tienes dinero para sobornar, jueces, fiscales, abogados, medios que divulguen tu historia.

Indigna cuando la justicia de la patria querida falla solo contra los descalzos.

En esta era digital, en donde es fácil enterarse de prácticamente todo, es también factible enterarse de todas las injusticias que a diario se evidencian, las resoluciones que no se apegan siquiera a la condena que debe proceder. No es que se viva en la completa indiferencia, costumbre o resignación, ¡NO! Me niego a creer sea eso.

Pero siendo mayorí­a, nos dejamos convencer por el actuar de aquellos que están haciendo mal su trabajo, lo vemos, señalamos y los dejamos continuar haciéndole mal al pueblo. Esto viene desde los diputados y para continuar los últimos fiscales, quienes nos han confirmado claramente esto. Pagamos ostentosos salarios, (aunque no lo crea el diputado Parker), en comparación a los salarios de la gran mayorí­a.

La injusticia nos ha jugado sucio desde hace años, pero hablemos desde la guerra, la que se llevó a sacerdotes, religiosas, a nuestro Santo Romero, nuestros Jesuitas mártires, su colaboradora y su hija, civiles secuestrados y desaparecidos, niñez robada y vendida en hogares extranjeros, Katya Miranda y la lista puede seguir.

No obstante esos abominables hechos que señalan al paí­s con su falta de compromiso con la verdad y la justicia, ahora vemos al magistrado abusador, ser tratado con privilegios y el caso de la familia Kuri, atropellar y abandonar la responsabilidad en la escena.

Me niego a pensar que este es el paí­s que dejaremos a las nuevas generaciones, creo que se debe iniciar cuanto antes una búsqueda plena de justicia y debe ser participativa.

Población salvadoreña se debe instalar el plebiscito,  hay que despertar del letargo y participar activamente en las decisiones trascendentales, no podemos continuar delegando en manos no solo inexpertas, si no; lo peor de todo, en manos que se ensucian con el dinero que proviene de quien tiene el poder.

“No creo que seamos parientes muy cercanos, pero si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros, que es más importante. Che Guevara

spot_img

Últimas entradas