spot_img
spot_img
lunes, 25 de octubre del 2021

El nacional-populismo gana

El pasado martes en la elección presidencial de Estados Unidos ganó el discurso nacional-populista, con tintes fascistas, enarbolado por Donald Trump. La sociedad blanca conservadora, cerrada e intolerante, que representa la mitad de la población de Estados Unidos, está hoy al mando de ese paí­s.

La retórica del candidato republicano puso por delante, los propuso como valores, la xenofobia, el racismo, la misoginia, el desprecio a los migrantes y discapacitados. Este discurso generó simpatí­a y aceptación entre millones de estadounidenses.

Temas problemáticos en la sociedad de Estados Unidos que parecí­an ya habí­an desaparecido, que por años causaron tensiones y muertes, están de nuevo en la mesa. El discurso de Trump propone como “normal” que alguien se defina como xenófobo o racista. Y también que se asuma como “normal” que los polí­ticos mientan, falseen declaraciones y que se vea como un “triunfo ciudadano” no cumplir con las leyes y tampoco pagar los impuestos. Ya no es vergonzoso, antes era la posición de sólo pequeños grupos clandestinos, manifestarse abiertamente por la idea de la “supremací­a blanca”.

El discurso de Trump tira por la borda los mejores valores de la sociedad estadounidense. La rueda de la historia ha dado vuelta atrás. El que Trump piense así­ es grave, pero que lo sigan millones y millones de personas, la mitad de los habitantes de Estados Unidos, asusta y resulta incomprensible.

Estados Unidos, después de esta campaña, se ha convertido en otro paí­s. La posición progresista y abierta que caracterizó la gestión del presidente Barack Obama (2008-2017) quedó atrás. Ahora está al mando, de todaví­a la primera economí­a del mundo, el sector que asume la xenofobia y el racismo como virtud. En su visión los otros, los que no son blancos, tienen un estatuto inferior aunque sean estadounidenses.

La sociedad con su decisión sorprende al mundo. Es de esperar que en los próximos cuatro años, los del mandato de Trump, avancen y se radicalicen las posiciones xenófobas y racistas, pero también misóginas y contra los migrantes. El discurso de Trump las ha establecido como “normales” y válidas.

Estados Unidos surge de este proceso electoral como una nación dividida y confrontada. El discurso nacional-populista de Trump marcó la lí­nea en toda la campaña. Ese discurso, que promueve el odio, obtuvo la simpatí­a y el aplauso de la mitad de la sociedad estadounidense. Ahora por eso es presidente. Eso asusta y genera preocupación.

La comunidad internacional está inquieta. ¿Qué se puede esperar de un mentiroso compulsivo como Trump? ¿Qué se puede esperar de alguien que a cada momento pierde el control, agrede e insulta a los demás? ¿Qué se puede esperar, en un mundo complejo y multicultural, de alguien que cree en la supremací­a blanca?

spot_img

Últimas entradas