spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
sábado, 31 de julio del 2021

El miedo al aborto o a quedar embarazada: un dilema de clase. Primer ejercicio experiencial.

#LaIncómoda #SiempreIncorrecta

No es fácil este tema, lo he vivido en carne propia desde el miedo. Retrocediendo un poco en mi memoria, entiendo que el miedo a quedar embarazada me hizo decidir que la virginidad serí­a un tema desclasificado para mi familia: a los 19 años “informé” que ya no era virgen y decidí­ tener mi primera experiencia sexual a los 22.

De padre y madre futbolista y bibliotecaria, respectivamente; trabajadores y enfocados en darnos como legado una educación integral, incluyendo educación sexual adecuada; a muy temprana edad mi mami nos leí­a cuentos ilustrados para cada etapa. Así­ conocí­ el pene y la vulva desde bien pequeña y de manera adecuada. No recuerdo nombre, ni editorial de esos libros, solo recuerdo los muñequitos que iban creciendo conmigo.

A pesar de estos esfuerzos de mi madre, la curiosidad y las hormonas me ganaron algunas batallas pues reconozco que fui irresponsable con mi sexualidad al no utilizar condones en algunos de los encuentros sexuales que tuve y he tenido.

En el pasado, esto me llevó a utilizar inyecciones y hacer todo lo que me recomendaban para el dí­a después y también prometí­ que no lo volverí­a a hacer. Cuando pasaba la crisis y la menstruación bajaba, asumí­a la responsabilidad de tomarme las pruebas de VIH y asistir a mi ginecóloga. Este tipo de recuerdos me impactan pues si no hubiera encontrado el feminismo en mi camino, quizás me hubiera dado muerte social el dí­a que mi hermana menor me llamó llorando pues le habí­an dicho que yo habí­a abortado no sé cuántas veces, obviamente porque mi actividad sexual era tema de conversación en algunos lugares. La regañé por ponerle mente a chambres que buscaban dañarla utilizando un tema tan difí­cil para generar ese daño. Se tranquilizó cuando le dije que ese tipo de cosas yo se las contarí­a a ella primero. Nunca tuve necesidad de hacerlo, también hubiera sido mi derecho hacerlo o no.

En esta historia hay varios puntos que me interesa destacar: el miedo a la palabra aborto es a todo nivel, que la educación sexual oportuna fue clave en mi propia historia, que asumir los riesgos de relaciones sexuales sin protección y con protección implicaron decisiones que también resultaron de esa educación sexual clave, el miedo a la palabra aborto me lo metieron por todos lados. Para sacarme el miedo tuve privilegios como los libros, mi mami y el feminismo entendido como “una visión crí­tica que va en contra de los códigos culturales dominantes” (Solí­s Román, 2007, pág. 26), así­ tuve la oportunidad de evitar reproducir con mi propia vida y mi cuerpo todo aquello que el sistema machista genera, cambiando por completo mi actitud frente a la vida. Este cambio trascendental en mí­, es un cambio de paradigma que ahora sé que inicia en lo privado, en lo individual y es lo que ahora me hace ser consciente de lo importante de estas transformaciones.

Como mujer salvadoreña he experimentado el acoso, la desigualdad y el hostigamiento en carne propia; ser feminista en estos sistemas es cuestionar los poderes de facto y esto implica ser objeto de “la amenaza, el acoso, el hostigamiento, el golpe, la violación (hasta) el feminicidio (que) está  arraigado en el odio contra una mujer cuya forma de pensar, vivir y actuar amenaza al sistema dominante” (Gigler, 2012) es decir que, ser parte de esa población que cuestiona su propio estatus quo es un riesgo. Entonces, ¿por qué exponerse a esto y enfrentarse al dilema del aborto  de manera pública si no es necesario convertirse en amenaza para el sistema?

Todaví­a estoy buscando respuestas. Es así­ como llego hasta aquí­ con este primer ejercicio de varios que espero terminar algún dí­a.

Citas:

Gigler, A. (2012). Nos tienen miedo: Feminicidio y el odio institucionalizado. Viento sur , 58-65.

Solí­s Román, A. (2007). Movimiento social y Estado. Alternativas para el Desarrollo (105), 24-28.

spot_img

Últimas entradas