spot_img
spot_img
miércoles, 12 de mayo del 2021

El medio ambiente salvadoreño, enfermo e incierto

Según analistas, el impacto del cambio climático es visible actualmente en el paí­s. ¿Qué pasará dentro de unos años? ¿Escasearán recursos? ¿Qué pasará con el agua?

spot_imgspot_img

“El tema de medio ambiente no ha sido tratado como prioridad; la sociedad no comprende que en los próximos años el agua y la calidad del aire se volverá valiosa, por ello se debe aprender a cuidar el ecosistema”, acotó la investigadora salvadoreña Tatiana Gómez, al referirse sobre proyecciones a futuro del medio ambiente de El Salvador.

Gómez, una ciudadana preocupada por el futuro ambiental del paí­s, considera que el Gobierno aún está a tiempo de crear una regulación estricta en contra del daño al ecosistema, especialmente del agua, a fin de mejorar la calidad de vida de la población.

Lea: Una comunidad se marchita sin agua.

“El medioambiente no tiene banderas polí­ticas, depende de la voluntad del gobierno. Pero este, ni los anteriores, lo han tratado como prioridad; se requieren soluciones radicales, una construcción más enfocada al medioambiente, casas con áreas verdes, la responsabilidad de cuidar un poco de la tierra”, afirma.

Por su parte, el coordinador de la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES), Luis González, dijo a ContraPunto que en el paí­s existe desde hace muchos años una crisis socioambiental, la cual hace difí­cil priorizar un solo tema entre la diversidad que existen en torno a esa problemática, por ejemplo el del agua.

“El principal problema es el agua, tanto en su acceso como en su calidad; ese es un tema urgente en buscarle solución. Un segundo tema que es global pero tiene fuertes impactos, incluso agravando la problemática del primer tema, es el cambio climático, fenómeno socionatural que ya nos ha impactado afectando el ambiente y todos los medios de vida de la población”, explicó González.

El coordinador señaló que las polí­ticas públicas y el trabajo gubernamental deben centrase en esos dos temas: agua y cambio climático, a fin de asegurar el derecho de los seres humanos a un medio ambiente sano y ecológicamente equilibrado, tal como lo establece el Artí­culo II de la Ley de Medio Ambiente de El Salvador.

Lea: El Salvador prohí­be la minerí­a metálica.

“No hay agua para toda la población, es una realidad; el agua se raciona a la gran mayorí­a, esto no solo se visibiliza en aquellas colonias o sectores donde el agua, por medio de tuberí­a, les cae cada dos dí­as o dos semanas, es una realidad más cruel en donde comunidades deben caminar dos horas diarias para llegar a la fuente de agua más cercana”, acotó el especialista.

Además agregó que el agotamiento y el difí­cil acceso de los bienes naturales que garantizan la vida en el paí­s hacen que sean vistos como un lujo, “o sea, el motor de conflictos sociales”.

 Representantes del Centro Salvadoreño de Tecnologí­as Apropiadas (CESTA), que trabaja con el tema de denuncias ambientales en el paí­s, afirman que la situación en materia ecológica se torna cada vez más difí­cil. Los niveles de contaminación y deterioro de los recursos se han incrementado poniendo en riesgo la vida de la población.

“Recursos tan importantes como el suelo, el agua, el aire, las especies nativas de flora y fauna están siendo eliminados; de igual forma los altos niveles de vulnerabilidad y riesgo de muchas zonas a nivel nacional se incrementan”, analizó CESTA.

Asimismo, la organización informó que la crisis de cambio climático que afecta al paí­s se agrava con el tiempo y podrí­a descontrolarse.

“Ya los cientí­ficos han señalado que es posible un incremento de cinco grados centí­grados; y que si esto sucede la mitad del planeta tierra, ahora habitada, podrí­a volverse demasiado caliente para vivir. (“¦) es importante generar conciencia y exigir decisiones que mitiguen el problema”, sostuvo la organización.

De acuerdo a informes brindados en 2006 por el Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), en el paí­s se deforesta un promedio anual de 4 mil 500 hectáreas de bosque; y se han reducido las áreas naturales a 1.87 por ciento debido a la desproporcionada erosión, sedimentación del suelo, entre otros factores.

Lea: Estos son los animales en peligro de extinción en El Salvador.

Mientras tanto, Tatiana Gómez asegura que hace su parte para cuidar el medio ambiente en su trabajo y hogar practicando el reciclaje y reutilizando materiales. “Así­ logramos vivir más y mejor. Pretendo reciclar y reutilizar más en mi casa y lugar de trabajo procurando emplear las recomendaciones que sean favorables al medio ambiente”.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias