spot_img
spot_img
domingo, 16 de mayo del 2021

El joven que está cambiando a una comunidad con agroecologí­a

El modelo agrí­cola convencional en El Salvador ha dañado en gran medida los suelos, por lo que este joven decidió presentar una opción de cultivo amigable con el medio ambiente

spot_imgspot_img

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) señala que se deben adoptar medidas para mitigar el daño de los agrotóxicos en los suelos, por lo que un joven ha decidido promover una forma de cultivo orgánica por medio de la agroecologí­a.

Oscar Alemán, mejor conocido como Toto, recorre las calles del cantón El Tránsito, municipio de San Pablo Tacachico, La Libertad, visitando a 18 familias que cultivan alimentos sanos y libres de pesticidas y agrotóxicos.

El proyecto “Fortalecimiento de las capacidades locales para la convivencia comunitaria y mejora integral de hábitat” que lleva acabo la Fundación Salvadoreña de Desarrollo y Vivienda Mí­nima (FUNDASAL) tiene un eje fundamental para promover la agroecologí­a.

Unas 18 familias y 50 jóvenes del Centro Escolar Cantón El Tránsito están siendo capacitados para el establecimiento de huertos agroecológicos comunitarios. Toto muestra a los miembros de la comunidad formas de cultivo sin utilizar componentes tóxicos en los sembradillos.

En uno de los primeros huerto visitados a diario por el joven es el de Emilia Ramí­rez, quien es habitante del canto el Transito, que comenta que el beneficio generado por la agroecologí­a es además de saludable, económico.

“La cosecha se me ha dado en tres meses. Aprendí­ a hacer un abono orgánico que nos ha ayudado con las plantitas. A la primera composta le pusimos caca de vaca, ceniza carbón, hoja de huerta. Yo me comunico con Toto para hacer bien el huerto y me siento contenta de ver esos grandes tomates. La gente cosecha con venenos quí­micos que hacen daño. Esta tomatera yo la hice solo con cosas orgánicas como me dijo Toto”, dice, mientras muestra los frutos de su huerto.

Al preguntar a Toto qué significa para él trabajar con comunidades por medio de la agroecologí­a, él responde: “he crecido como profesional, como activista y como un hombre que cree en procesos de transformación social. En San Pablo Tacachico estamos aprendiendo a construirlo, a darle valor a nuestra palabra y a nuestro trabajo. ¿Cómo le damos valor a nuestra actividad? Porque el trabajo realizado se sustenta en los principios de la solidaridad y la colectividad. Es necesario cultivar nuestro pensamiento y apostarle a la agroecologí­a”, asegura.

Son 18 huertos agroecológicos que han tenido cosechas de tomate, chile dulce, pepino, rábano, cilantro, perejil, albahaca, chipilí­n y rosa de Jamaica, además de otros cultivos que han agilizado la economí­a local de la comunidad.

Las proyecciones de Toto son forjar un componente polí­tico para sentar las bases de una asociación cooperativista con principios en la lucha por la tierra basada en la agroecologí­a.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias