sábado, 29 de enero del 2022

El ilegítimo busca legitimarse, despreciando la democracia

spot_img

Por Ernesto Panamá

Biden convoca a Cumbre democrática

¿Tiene autoridad moral para convocar a una cumbre “democrática” quien en el 2020 fue electo presidente luego de manipular el sistema electoral en EE. UU.?  

Mi respuesta es NO, no sé cuál será la tuya.

Sin lugar a duda el presidente de los EE. UU. necesita en forma urgente hacer algo que ante sus “aliados” para recuperar de poder mundial. Recuperar su popularidad actualmente al 36 % y legitimar su presidencia pues no fue electo por el pueblo norteamericano y para esto pretende ser el líder democrático de mundo. Esta la “ironía del siglo XXI”.  

Sus aliados europeos no confían debido al retiró de Afganistán no coordinado. Por dejar a los que combatía el Talibán 85 mil millones en armas, por no cumplir con la provisión de vacunas a Europa que sufre por esta causa, por oponerse a que los europeos reciban gas barato para calentar sus hogares.

En EE. UU. su popularidad es del (36 %), resultado del mal manejo de la economía, inflación creciente, aumento del precio de la gasolina, desempleo, invasión de migrantes, criminalidad, restricción de libertades utilizando la pandemia e intentando forzar la vacunación obligatoria, por lo que invitar a Bukele con 97 % de popularidad, no es recomendable.

Si a esto sumas las investigaciones sobre la manipulación electoral del 2020, y el intento de desprestigiar al expresidente Trump, miembros del partido demócrata y funcionarios están siendo juzgados por falsedad. Las sanciones económicas unilaterales que impone utilizando el dólar y el control que posee sobre la banca central, están causando creciente rechazo mundial. La historia de los Estados Unidos no registra presidente en su situación tan “precaria” como la de Biden.

Por estas razones le resulta “urgente” celebrar este evento. Pero además es criticado por el excongresista Ron Paul, quién dice que la actividad socavará la democracia en todo el mundo, pues la política de Biden es intervencionista.

Biden y su equipo deciden que países son y no son democráticos, no se toma en cuenta si esos países han desarrollado procesos electorales, la cantidad de personas que eligieron a los gobernantes, pero claro es no es nuevo, para muestra el derrocamiento del gobierno de Ucrania en el 2014 en el que actual subsecretaria de estado Victoria Nuland fue la principal gestora.

Con respecto a la arbitraria elección de naciones “democráticas elegidas por Biden” el Índice de Democracia de Freedom House,(Casa de las Libertades) dice que: 77 de los países invitados están clasificados como “libres”, 31 como “parcialmente libres” y tres como “no libres”. Esos tres son Irak, Angola y la República Democrática del Congo.

Pareciera ser entonces que al menos la mitad de los gobiernos seleccionados son “chupa medias”, gobiernos que viven con la esperanza de la zanahoria y solo reciben palos, es decir siguen el interés que manda enriquecer a las corporaciones extranjeras, a la elite local y que mantiene en la miseria e ignorancia a sus pueblos.

En el caso específico de El Salvador, el ilegítimo (Biden) pretende que por que él y sus burócratas lo ordenan la vieja estructura de gobierno debe volver a instalarse, y operar como en el pasado, enriqueciendo a una minoría y manteniendo al pueblo en la ignorancia.

Ignora este Biden y sus tecnócratas que la consciencia popular ordenó erigir un nuevo El Salvador y lo ha hecho libremente en eventos electorales en 2019 y 2021.

Pero claro la Casablanca la democracia no importa, sus intereses y no los de los salvadoreños deben privar. ¿Cómo es que un puñado de ignorantes latinoamericanos no se someten, se preguntan en la Casablanca?

Interesante resultó que el presidente Bukele, además, visualiza que la independencia económica era indispensable para el desarrollo de su pueblo y el establecer el BITCOIN como moneda de curso legal era indispensable.

Esta medida resulta de trascendencia local e internacional.

Nacionalmente le da a sus ciudadanos acceso a servicios modernos del manejo de dinero, capacidad de ahorro, no pago a intermediarios y atrae inversión, que es de beneficio nacional.

Pero lo que verdaderamente molestia para los amos de BIDEN es que un país insignificante de tener éxito es esta gestión, será ejemplo mundial de como librarse del chantaje del dólar y combatir la inflación.

Ernesto Panamá

Escritor

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

Ernesto Panamá
Columnista de ContraPunto, Escritor salvadoreño; Máster en Edición, con 13 obras publicadas
spot_img

Últimas noticias